Prueba Bultaco Albero 2017, lo mejor de dos mundos para divertirte en la ciudad

Prueba Bultaco Albero 2017, lo mejor de dos mundos para divertirte en la ciudad

Tu coche ya no es bienvenido en muchas ciudades, y tu moto correrá la misma suerte dentro de poco, pero hay que seguir yendo al trabajo para pagar al banco y los caprichos. Te gusta la bici, pero la moto te asusta, o simplemente quieres algo con lo que moverte de forma rápida y ecológica. ¿Te acuerdas de Bultaco? Pues volvieron en 2014 y ahora nos presentan la Bultaco Albero, su motobici eléctrica que hemos podido probar en las calles de Málaga y que representa un concepto rompedor en la movilidad urbana, y que además es responsable con el medio ambiente.

La marca española nació en 1958, empezó fabricando motos, las cuales hicieron ganar campeonatos a pilotos como nuestro difunto Ángel Nieto o al diseñador Frank Stephenson, que antes de dedicarse al papel y lápiz corrió y ganó en Motocross, siendo hoy “bultaquista” hasta la médula. La marca acabó desapareciendo pero hace tres años volvió de entre sus cenizas, cambiando por completo su producto, pero ni un ápice su pasión y sus ganas de innovar.

Frank Stephenson, ex diseñador de BMW, Fiat, Ferrari y McLaren y fan declarado de Bultaco

Así nació la Bultaco Brinco, un juguete para los amantes de la aventura off-road sobre dos ruedas de la que se han vendido 2.000 unidades en solo dos años. Hoy Bultaco vuelve a ser una marca española reconocida en Europa, pues se vende en 24 países y 116 puntos de venta. 50 trabajadores mantienen viva la llama de la marca y su pasión, fabricándose ambos modelos, la Brinco y la Albero, en la fábrica a las afueras de Barcelona, en Montmeló. Pero hoy os vamos a hablar de nuestra experiencia con la Bultaco Albero, la hermana de ciudad de la Brinco.

Para empezar aclararemos que no es una moto o una bici, es lo mejor de ambas. Ha nacido para desplazarse en la ciudad, en lo que se denomina “la última milla”, una distancia de unos 5 km, pero puede llegar mucho más lejos. Las ciudades cambian, lo necesitan en una realidad contaminada y los coches empiezan a ser “non gratos” en los núcleos urbanos”. Bultaco ha creado la Albero para eso, para poder circular sin problemas por la jungla de edificios y además hacerlo divirtiéndote.

La Bultaco Albero es una bici con chasis de moto, un chasis de aluminio que pasa los estándares de calidad y homologación que pasan todas las motos. En conjunto pesa 43 kg. Llevamos el motor en la rueda trasera y la batería bajo el cuadro, por lo que el reparto de pesos roza la perfección. La batería de ion-litio es de 1,3 kWh y pesa solo 8 kg, se desmonta en 15 segundos y en 3 horas la cargas, contando con 100 km de autonomía o unas 3 horas de uso siendo generosos con el acelerador. El motor es de 2 kW y produce 60 Nm de par.

Bultaco Albero

Estas prestaciones y su configuración hacen que la Bultaco Albero sea homologada como ciclomotor, precisando el uso de casco y su matriculación y correspondiente seguro, pues alcanza los 45 km/h (y eso estando limitada eléctricamente). Sin embargo tenemos pedales como en una bici. Consta de 9 marchas y hay un mecanismo que cambia el ratio de la cadena, pasando a ser 1:1.65, que se traduce en que se dobla la fuerza y esto ayuda a dar pedaladas cuando se va a alta velocidad, usando solo una cadena y solo un juego de platos y piñones. Para ver y que te vean llevamos luces delantera y trasera, ambas de tecnología LED.

Se arranca con una pulsera “contactless”, la motobici se enciende y listos para disfrutar. El motor tiene un botón junto al acelerador de la maneta derecha con el que desconectar y conectar el motor cuando está encendida, así evitamos sustos al estar parados o enseñándosela a alguien, pues en cada punto de la ciudad de Málaga que parábamos alguien se acercaba a preguntar o a verla, y es que Bultaco sigue siendo una marca muy apreciada en nuestro país. Su reacción es inmediata con la potencia gracias a la magia de la electricidad, y 60 Nm para 43 kg de moto es una cifra muy buena, coge los 30 km/h sin necesidad de pedalear en cuanto te descuidas. Lo bueno de tener el motor eléctrico y los pedales es que juegas con el uso de cada tipo de potencia según te convenga o te apetezca. Es raro la vez que no sales desde parado dando chicha al acelerador y luego ya a pedalear.

Es muy ágil y divertida, al ser más estrecha que una moto permite una maniobrabilidad excelente y su configuración de suspensión y neumáticos la hacen óptima para el uso en ciudad donde los baches, resaltos y rotondas serán continuos. Tenemos una horquilla invertida regulable delante de 130 mm de recorrido, y un monoamortiguador regulable detrás de 150 mm de recorrido. Es cómoda y si se quiere se le puede dar un carácter más deportivo o más de paseo. Los frenos son de moto, de accionamiento hidráulico con discos de 203 mm en ambos ejes con cuatro pistones delante y cuatro detrás, por lo que como en una moto, te tienes que acostumbrar a frenar primero con el trasero y luego jugar con el delantero. Se clava muy bien, pues pesa poco y estos son potentes, y si no que se lo digan a una compañera que ha evitado una colisión con el guía frenando a tope, a cambio de probar el húmedo asfalto eso sí.

A pesar de que el día no acompañaba, pues la lluvia nos daba los buenos días en una ciudad en la que llevaba sin llover 10 meses, vaya suerte, la Bultaco Albero ha sido una excelente compañera de aventuras. Las cuestas arriba se las merienda, y puedes llegar a subir a la velocidad máxima si sabes jugar con las marchas y ese modo extra de mayor dureza para la cadena, que se activa metiendo un tope situado en el mismo soporte del pedal. Además tenemos un pequeño extra, un control de crucero, pero para la potencia. Accionas el acelerador y al pulsar el botón del control de potencia este mantiene el mismo nivel de potencia hasta que vuelves a accionarlo o frenas. Viniendo del mundo de los coches se echaba en falta un testigo que avisara de cuando está activado.

Y es que la Bultaco Albero lleva una pequeña pantalla digital en la que se muestra la velocidad, los kilómetros recorridos, el estado de la carga y el modo en el que vamos. Porque sí, como en un coche, tenemos tres modos de conducción. Uno Eco, que solo nos da 0,8 kW de potencia, el Tour y sus 1,5 kW, y el Sport que entrega por completo los 2 kW del motor eléctrico. Con este modo podremos dejar boquiabiertos a conductores y moteros en las salidas de los semáforos, pues es verdaderamente rápida la Albero y choca ver un vehículo a pedales salir con tanta celeridad.

En términos generales es ágil, lo que la hace muy divertida, es rápida, pues hemos llegado a ver en el marcador los 51 km/h, y además es atractiva y exclusiva, es fruto del diseño de Jose González, diseñador de Aprilia. Por otro lado no es barata, ataca un nicho de mercado premium, pero el precio está acorde a su calidad de producto y su filosofía. Es imposible competir con el precio de una bici, ni con las prestaciones de una moto, pero es que no es ni lo uno ni lo otro, sino ambas a la vez. En España la Bultaco Albero sale por 5.800 euros y la tenemos en color plata o marrón, con una garantía de 2 años para todos sus componentes. Nos ha parecido una maravillosa y divertida forma de moverte por la ciudad, y si eres fan de la marca, estate atento porque aún quedan 3 novedades más por lanzar…

Sobre el Autor

Noticias o artículos relacionados

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

1 + diecisiete =