Viajas por la autopista cuando de pronto el tráfico empieza a reducir la velocidad. Entonces tu pie parece el de un ‘bailaor’ con tanto pisotón al freno, al acelerador, vuelta al freno y así hasta que pasas la retención o te desesperas. En el nuevo A8 hay alternativa: usar el Traffic Jam Pilot y dejar que el coche acelere, frene y se mantenga en el carril por sí solo, pudiendo mientras escribir una agitada y larga carta al Ministerio de Transporte.

Sin embargo hay algunas restricciones. Primero, los límites: el A8 solo puede usar el modo autónomo en autovías de varios carriles con líneas divisorias y solo en el carril por el que circula. Segundo, está la ley. Audi engloba el Traffic Jam Pilot en el nivel 3 de sistemas de conducción autónoma – manos fuera del volante y vista apartada de la carretera – pero no hay una claro responsable legal si hay un accidente usándolo.

De hecho, la ley ni siquiera se aclara en el nivel 1 de autonomía – manos en volante, pero el coche mantiene el carril o la velocidad de crucero – o el nivel 2 – manos fuera, con el coche girando, acelerando o frenando. Así que con el nuevo A8 y sus 41 sensores, radares y cámaras no sabemos si podemos usarlo.

Otras dos ayudas autónomas si son legales: el Parking Pilot y el Garage Pilot. Una vez salimos del coche este comienza a maniobrar solo por muy angosto que sea el parking. Además es útil, nos evita hacer el ridículo cuando la puerta solo se puede abrir unos centímetros.

Estéticamente no hay cambios radicales, y su mecánica solo puede ser por ahora los ya conocidos motores V6 gasolina y diésel. El chasis es un ingenioso matrimonio de ingeniería mecánica y electrónica, y en su hay un nuevo sistema de información y entretenimiento. Todo necesita ser excepcionalmente bueno, porque se va a tener que enfrentar a rivales tan actualizados como el Mercedes Clase S, el nuevo Lexus LS y el BMW Serie 7.

Es un poco más largo y alto que su precedesor, con un poco más de espacio en su interior, de atmósfera contemporánea pero con materiales de calidad como el cuero, los cromados y el aluminio. Todo es dominado por el sistema MMI Touch Response. Después de un rato de inmersión, hasta la mente más analógica dominará su interfaz digital inspirada en un Smartphone.

Estamos en la versión más agradecida para el conductor, la plataforma corta – hay una larga – con el motor V6 de 3 litros TFSI. Sus 340 CV llegan hasta las 7.000 rpm, entregando 500 Nm desde 1.370 a 4.500 rpm. Asociado a ocho velocidades de cambio automático, propulsa sus 1.920 kg de 0 a 100 km/h en 5.6 segundos y hasta 250 km/h. El consumo mixto medio se queda en 7.5 litros a los 100 km.

Audi A8 2018

El Drive Select ofrece varios modos pre-configurados llamados Comfort, Balance – antes Auto – y Dynamic, los cuales ajustan la dirección, suspensión y el tren de potencia. El Balance ofrece un buen compromiso medio, mientras que el Comfort solo lo usaríamos en las autopistas que parecen alfombras de asfalto. En el Dynamic, incluso con las llantas de 20”, el coche tiene mucho aplomo en cualquier estado de la superficie. Las grandes llantas marcan la diferencia a la hora de tener agarre, tracción y sujeción en la carretera.

El modo Comfort parece diseñado para nobeles, y no creemos que muchos vayan  a conducir un A8. El Balance es neutro. Dynamic es el mejor sin ser el más comunicativo de los ajustes. Es razonablemente directo y progresivo. La dirección se ayuda de un actuador que gira levemente las ruedas traseras, mejorando la estabilidad en curvas rápidas actuando en el mismo sentido del giro, y la maniobrabilidad a baja velocidad en el sentido contrario. El motor y la transmisión dan lo mejor de sí mismos en el modo Dynamic. Los frenos responden instantáneamente y frenan en tiempo récord.

Este es el primer Audi equipado con un sistema semi-híbrido. Cuando el coche está circulando, una batería de ion-litio proporciona la electricidad necesaria a la dirección asistida, el aire acondicionado y el servo freno. Combinado con un sistema eléctrico de 48 voltios, el sistema semi-híbrido puede recuperar hasta 12 kW y ayuda al start-stop a funcionar más rápido. Este sistema de electrificación ayuda a reducir el consumo un 10%.

En las plazas traseras contamos con los asientos relajantes opcionales, con cuatro posiciones de ajuste, además de apoyo para los pies. Y para estos hay un masajeador integrado en la trasera del asiento delantero. Además puedes ver una película en la Tablet opcional. Quizás con el tiempo los usurarios prefieran un sistema de infoentretenimiento  u oficina rodante. Pero en este día otoñal soleado volvemos al volante. Después de todo este A8 de batalla corta es más para un propietario que vaya a conducirlo que para un uso con chófer.

Tiene su propia forma de comportarse en lugar de combinar el confort del Clase S y la agilidad del Serie 7. Implementa el chasis más avanzado de su clase, la tecnología multimedia más avanzada y los asistentes de conducción más tecnológicos.

Es toda una obra de ingeniería adecuadamente avanzada que en muchos aspectos, sube el listón, prometiendo una dura lucha cuando se enfrente a sus rivales, pues aquí tenemos la que podría ser la última gran berlina de lujo de su categoría donde el placer de conducir aún es la prioridad.

Cuatro ases bajo la manga

Hibridación de 48 voltios

Similar al sistema que incorporan algunas versiones del Clase S, el A8 tiene la habilidad de desplazarse con el motor apagado, además de contar con un start-stop revisado que no necesita que el coche se haya parado para apagar el motor y usa frenada regenerativa. Un A8 híbrido enchufable llegará, mucho más ecológico, pero después de los V8 y W12.

Suspensión neumática activa

La cámara frontal del nuevo A8 detecta los baches y ajusta la suspensión antes de que le coche llegue a ellos. Es electromecánica, usando la potencia del sistema eléctrico de 48 voltios, modulándolos con aire. Además de los beneficios de la calidad de rodadura, el sistema puede elevar el coche si detecta una colisión inminente, reduciendo el daño en los ocupantes.

Estilo horizontal

Sin duda Audi está apostando fuerte en el nuevo lenguaje de diseño de Audi. Hay un énfasis de lo horizontal. En su exterior se percibe más en la trasera, donde las luces cubren todo el ancho, yendo paralelas al disimulado spoiler de la tapa del maletero.  Dentro la pantalla superior queda por debajo de los aireadores, dando más importancia a las líneas horizontales del salpicadero.

Eje trasero direccional

El A8 se suma al pequeño pero creciente grupo de coches nuevos con dirección en el eje trasero. Las ruedas traseras se mueven en la dirección contraria a las delanteras a baja velocidad para reducir el ángulo de giro – siendo mejor que un A4 – pero giran en el mismo sentido a alta velocidad para mejorar la estabilidad de giro.

Ficha técnica:

Audi A8 55 TFSI quattro

Dim.: 5.172 x 1.945 x  1.473 mm.
Motor: 2.995 cc.; 6 cil. en V.
Potencia/par: 340 CV/500 Nm
Tracción: total.
Cambio: autom., de 8  vel.
Vel. máx.: 250 km/h
0-100 km/h: 5,6  s.
Cons.: 7,5 l/100 km.
Peso: 1.995 kg.
Precio: 104.555 euros

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

1 × 2 =