Prueba Kia Stinger: aflora el lado salvaje

Prueba Kia Stinger: aflora el lado salvaje


Lo llevábamos esperando meses desde que apareció por primera vez y ha llegado el momento de ponernos detrás del volante y conocer al nuevo deportivo de Kia. El Stinger es un coche con una apariencia que mezcla elegancia y deportividad de una forma casi perfecta. Sus líneas musculosas le confieren un carácter novedoso dentro de la marca y que abre una nueva senda hasta ahora nunca antes explorada por el fabricante coreano.

Para conocer un poco la historia de donde surge el Kia Stinger tenemos que remontarnos al ejercicio de diseño presentado en 2011 con el GT Concept car, un coche que presagiaba las futuras líneas de un nuevo buque insignia de Kia, un deportivo de grandes dimensiones que traería un nuevo rumbo. Hoy, seis años más tarde, se presenta el Kia Stinger como una berlina con prestaciones premium sin ser un vehículo premium, pero es que es difícil no catalogarlo como tal dado el nivel de acabados-tanto interior como exterior- junto con la gran tecnología que equipa bajo su piel.

Diseño

Para empezar, vemos que el patrón de la parrilla “Tiger Nose” vuelve a implementarse en el nuevo deportivo, que a su vez posee un parachoques delantera muy deportivo junto con grandes tomas de aire para mejorar la refrigeración y mejorar la eficiencia aerodinámica (como ocurre con la branquia lateral, que libera de las turbulencias generadas en la rueda). Su subimos nuestra mirada vemos que implementa un capó con unos nervios bastante marcados junto con unas tomas de aire en cada uno de los extremos del mismo, lo que mejora su estética deportiva.

kia-stinger

De perfil, el Kia Stinger impresiona por su presencia, y es que hablamos de un deportivo de 4.830 mm de largo, 1.870 mm de ancho y 1.400 mm de alto. Elementos como los retrovisores cromados o la línea cromada de los cristales le dan ese toque diferente que complementa su diseño moderno. Dependiendo la variante que elijamos, monta unas llantas de aleación de 17, 18 o 19 pulgadas con un diseño único; a su vez, en la variante V6 (la más potente), se implementa unos frenos ventilados Brembo de 350 mm en la parte delantera- con cuatro pistones- y 340 mm en la parte trasera- con dos pistones-.

kia-stinger

Si nos fijamos en la parte trasera, vemos que presenta un lenguaje de diseño hasta ahora nunca antes visto en la marca, con un grupo óptico LED alargado con un difusor trasero deportivo y unas aberturas en los laterales del parachoques deportivas. En la variante V6, el sistema de escape será cuádruple, con un sonido moderado a bajas vueltas y con buena tonalidad a altas. La caída del techo nos recuerda a otros modelos del segmento como el Audi A5 Sportback, una característica que le sienta como anillo al dedo.

Un interior a la altura

kia-stinger

La atmósfera exterior deportiva se une a un interior que hereda ese espíritu dinámico con una configuración elegante, que le dota de esa mezcla de dos mundos- refinamiento y agresividad- que resulta agradable a la vista y al tacto. Y esto último es de agradecer ya que los materiales empleados son de una calidad bastante considerable, destacando los nuevos asientos deportivos con una gran sujeción lateral- primicia dentro de la marca-.

En el salpicadero vemos que la líneas horizontales predominan su estética, con inserciones de aluminio pulido en algunas áreas, unido al gran nivel del cuero empleado en el interior. Existe la presencia de algunos plásticos blandos; a pesar de ser un material simple, Kia ha logrado agruparlo en armonía con los demás materiales, y el resultado es simplemente brillante.

Motorizaciones

kia-stinger

En el Kia Stinger podemos elegir entre tres motorizaciones distintas: tenemos dos de gasolina, una 2.0 litros de 255 CV y un V6 de 3.3 litros y 370 CV (0-100 km/h en 4,9 segundos, velocidad punta de 270 km/h); por otro lado podemos optar por el motor más eficiente de los tres, un motor 2.2 diésel turboalimentado de 200 CV.

Para transmitir toda la potencia, el Stinger se basta de una caja de cambios automática de ocho relaciones (AT8). Esta transmisión ha sido diseñada en exclusiva por la marca coreana, siendo a su vez la primera vez en Kia que se utiliza un convertidor de par con absorción de péndulo centrífugo, que es más común en el mundo de la aviación y motores de competición. Esto hace que se reduzcan las vibraciones torsionales en la transmisión.

kia-stinger

El Stinger-dependiendo de la variante- podrá ser o tracción trasera o tracción total. En caso de que sea tracción trasera, la potencia llega a las ruedas a través de un diferencial autoblocante opcional. Por otro lado, con el sistema de tracción total-que prioriza a las ruedas traseras- está equipado con un control dinámico de par vectorial (repartiendo hasta un máximo del 100% en el tren trasero y hasta un 40% en el tren delantero).

Sensaciones

kia-stinger

Mis expectativas estaban por las nubes, un modelo del que tanto se había escuchado hablar y que ahora me encontraba tras el volante del mismo. Hay que destacar que el Kia Stinger es un rival directo del BMW Serie 4, y es que no es para menos porque las prestaciones del deportivo coreano si son premium, aunque no se considere como tal.

Primero comencemos por los modos de conducción. Hay cuatro: Smart, Eco, Confort, Sport y Sport +. En el modo Smart el coche adapta de forma inteligente el coche a través de nuestra forma de conducir, si somos muy cautos con el acelerador durante un tiempo se activará el modo Eco- el cual mejora la eficiencia del motor- y si pisamos con algo más de contundencia se activará el Confort (modo estándar). En estos dos modos la suspensión y la dirección se mantienen en un nivel correcto, ni muy duras ni muy blandas, lo que ayuda a mantener una conducción serena por la carretera.

kia-stinger

Y, como no podría ser de otra manera en una berlina deportiva, tenemos los modos más agresivos. En el modo Sport el coche se vuelve más rígido, la suspensión y la dirección se vuelven más duras y es ahora cuando notamos que los nuevos asientos deportivos están haciendo bien su trabajo- con función calefactable y de ventilación-. En el modo más agresivo de todos, el Sport +, los sistemas de ayuda ya no son tan intrusivos y solo entrarán si cometes un error grave..

Su estabilidad es realmente alta y su paso por curva es realmente sorprendente a pesar de sus grandes dimensiones. Tuvimos la ocasión de dar unas cuantas vueltas al circuito de Palma de Mallorca y se comportó de manera sobresaliente a pesar de ser un trazado ratonero. El balance de la carrocería no es excesivo cuando atacamos las curvas y los frenos con discos ventilados logran domar a la cuadra que se aloja en nuestro capó. De hecho, con los frenos Brembo que equipa la variante V6 se produce solamente un 23% de elongación del pedal después de 10 frenadas al 100%, algo que me sorprendió bastante.

kia-stinger

La transmisión automática cambia de manera bastante rápida entre marchas si la dejamos actuar de manera autónoma, no se comporta del mismo modo si nosotros queremos optar por subir y bajar con las levas que se encuentran detrás del volante. En este caso no es tan rápido como cuando se gestiona todo de manera automática, aun así no es algo para nada molesto y te acostumbras con el tiempo.

En cuanto a prestaciones dinámicas, el motor diésel del 200 CV lo veo como una alternativa ideal para disfrutar de largos viajes, con un consumo de poco más de 5 litros. Empuja bien a altas pero si buscas algo más de nervio tienes que irte a la variante gasolina de 255 CV; en este caso si va con más contundencia pero se nota a la hora de pasar por caja en la gasolinera, ya que su consumo se eleva hasta los 7,9 litros a los 100.

kia-stinger

Por último tenemos el tope de gama, el V6 de 370 CV. En esta variante podemos ver que se escenifican todos los valores que la marca mostró con el GT Concept allá por 2011. Aquí si descubrimos un monstruo que empuja hasta los 100 km/h en 4,9 segundos gracias al Launch Control disponible. Con este motor solo está disponible la tracción total de serie, lo que le confiere más seguridad en cualquier superficie. Es un motor muy agradable de llevar, ya que empuja desde muy bajo de vueltas (1.300, realmente sorprendente para ser un motor V6) y que se siente cómodo de subir hasta la línea roja.

A nivel de confort el Stinger merece un premio, no solo porque lo es, sino porque los asientos tienen todo lo que puedes imaginar (regulación eléctrica, función de ventilación, función calefactables). El volante es muy ergonómico, el tacto es sensacional y la dirección directa. Echo de menos una transmisión de doble embrague para un modelo de semejantes características pero tampoco es una necesidad primaria, cumple de buena manera este nuevo cambio de la marca coreana.

kia-stinger

En general, el nuevo Kia Stinger representa una nueva era dentro de la marca, y estamos seguros que dentro del mercado también. A nuestro país llegará a un precio desde 37.900 euros en la variante diésel de 200 CV con el acabado más modesto. A su vez, hay que destacar que el modelo estará disponible en cuatro niveles: Style, xTreme, GT-Line y GT.


Sobre el Autor

Noticias o artículos relacionados

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

1 × uno =