Porsche Iberian Meeting 2017, así fue el evento que reunía a los “porschistas” más apasionados

Porsche Iberian Meeting 2017, así fue el evento que reunía a los “porschistas” más apasionados

Tras varias ediciones a sus espaldas, el Iberian Porsche Meeting ha logrado superarse una vez más; el evento anual de la marca de Stuttgrart ha conseguido reunir a cientos de entusiastas de la marca en una gran concentración con rutas y diferentes actividades para celebrar en familia la pasión por la marca.

En esta edición 2017, un total de 356 participantes tomaron las calles y carreteras de Portugal en un evento cargado de deportividad y experiencias únicas. Tuvimos la oportunidad de asistir a este evento y conducir algunos de los modelos más exclusivos de la marca alemana.

Ruta de Madrid-Estoril

Nos separaban más de 600 kilómetros de nuestro destino, por ello decidimos comenzar nuestro camino bien pronto para tomarnos el viaje con tranquilidad y poder disfrutar de los paisajes y de probar los modelos Porsche con los que contábamos para el evento. Nuestra montura con la que partiríamos de Madrid fue el Porsche 718 Boxter S, un descapotable deportivo que fue juzgado previamente sin conocerle por su motor de cuatro cilindros, pero nos dio una lección muy importante: no hace falta un V6-V8 para divertirse.

Su reducidas dimensiones- y con una batalla corta- junto con un chasis perfecto y un motor central, dotaban al 718 de una agilidad y diversión que pocas veces he tenido el placer de experimentar. Un deportivo que se muestra muy seguro de sí mismo y nos lo demuestra en las sensaciones que experimentamos al trazar las curvas. Una suspensión muy trabajada con un balance de carrocería casi nulo le convierten en un generador de sonrisas andante. Su motor bóxer de 2.0 litros y cuatro cilindros encaja a la perfección con la filosofía de este pequeño deportivo.

Los 350 CV que brotan del motor de cuatro cilindros catapultan al deportivo de 0-100 km/h en solo 4,4 segundos y una velocidad máxima de 285 km/h. Gracias al “downsizing” el motor arroja unos consumo realmente competitivo, ya que durante nuestra prueba por carretera a un ritmo moderado pudimos alcanzar los 8,9 l/100 km con relativa facilidad.

Llegamos a Estoril al caer la tarde después de un viaje que no se nos hizo para nada largo. Una vez allí nos preparamos y organizamos cada uno de los pasos que teníamos que tomar de cara al primer día del Iberian Porsche Meeting.

Desfile de obras de arte de todas las épocas. Primer día.

Hay días en los que madrugar te cuesta algo menos y este día era uno de esos. Cambiamos una montura por otra, en este caso se trataba del Porsche 911 GTS (del cual te hablaré en profundidad en un artículo dedicado al deportivo) y ocupó la plaza del copiloto el ingeniero español de datos del equipo de LMP1 de Porsche, Roberto Gómez.

Porsche había habilitado una zona en exclusiva para todos los participantes del Iberian Porsche Meeting- recordemos que asistieron 356 participantes-  para una reunión previa con briefting incluido en el que se explicaba la ruta y actividades que íbamos a seguir en el día. Es todo un privilegio visual poder contemplar la llegada de una auténtica manada de los modelos más representativos de todas las épocas de la marca, fue uno de los pocos días en los que no te importaba estar sumergido en un atasco.

Previamente tuvimos la oportunidad de charlar con August Achleitner, jefe de desarrollo del proyecto 718 y 911, y Mark Webber, ex piloto y actual embajador de la marca Porsche. “Si alguien te pregunta, yo soy el responsable de que actualmente el 911 sigue incorporando la transmisión manual”, comentaba alegremente Achleitner tras una charla sobre el 911.

Una vez que el libro de rutas acabó en nuestras manos, nos aventuramos en grupo hacia el aeródromo de Évora a través de las calles de Cascaes y carreteras de la costa portuguesa. La difusión del evento fue de tal magnitud que había cientos de personas reunidas a lo largo de nuestro camino para contemplar los coches.

Fue algo curioso, ya que me llamó mucho la atención la cantidad de padres e hijos que se reunían para contemplar esa estampa. Los niños con los ojos como platos, como si no quisieran perderse ni un momento de lo que estaban viendo; inevitablemente me sentí identificado y no pude evitar engranar neutral y hundir mi pie derecho intermitentemente unos segundos, yo era uno de esos niño hace unos años…

Las carreteras portuguesas son espectaculares y si vamos montados en semejantes máquinas la diversión aumenta. Tengo la teoría de que los portugueses construyen la carretera para que los españoles viajemos a Portugal, ya que apenas nos encontramos un coche en los 163 kilómetros que nos separaban del aeródromo de Évora.

Llegamos a nuestro destino en el que nos esperaban otros entusiastas del motor que habían viajado a través de Portugal solo para ver nuestra llegada al aeródromo. Allí nos esperaba una comida dentro de un hangar para reponer nuestras fuerzas de cara a la última ruta del día.

Tras cargar las pilas de energía nos dispusimos a embarcarnos en la última ruta del día, en este caso el viaje sería hasta el circuito de Portimao (Autodromo do Algarve) , donde nos esperaba una cena y una presentación nocturna que escondía una pequeña sorpresa…

Tras la cena, Porsche organizó una presentación en el que se explicaban los valores de la marca y la filosofía de Porsche que le ha catapultado al olimpo del segmento. La gran sorpresa de la noche no se hizo esperar y apareció bajo el cielo estrellado en forma de un extraño modelo tapado con una lona, se trataba del nuevo Porsche 911 GT2 RS.

El modelo más radical que ha lanzado la marca al mercado; con un kit aerodinámico muy agresivo y una descomunal potencia de 700 CV, el GT2 RS se convierte en el modelo de producción de la marca germana más potente hasta la fecha. Un broche final perfecto para terminar la noche, sin duda.

Último día, en el circuito

El tercer día giraba entorno a la velocidad. Desde temprana hora de la mañana, los participantes podían realizar un slalon en la recta de meta junto con unas tandas privadas para probar sus coches a fondo.

Además, pudimos contemplar un ejemplar de la Porsche Cup que estaba expuesto en la entrada del circuito, junto con otras obras de Porsche de los años 60- 80. 

Tras unos días inolvidables nos esperaba la vuelta a casa, 700 kilómetros que parecían menos montados tras el volante del Porsche 911 GTS, un evento muy recomendado para todo amante de los coches y especialmente aquel que siente la pasión por la marca Porsche. Podemos confirmarte que la próxima edición de la Iberian Porsche Meeting será en nuestro país, promete ser algo muy especial.

Sobre el Autor

Noticias o artículos relacionados

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

dieciocho + Once =