Opinión: La sangre común

Opinión: La sangre común

Como cada año, hemos acudido a Retromobile en París, que desde nuestro punto de vista es la exposición de automóviles más apasionante que se celebra en el planeta. Hay coches de todas las épocas, también nuestros modelos soñados de los años setenta, ochenta o incluso de los noventa. Y nos complace especialmente ver cómo se abren camino en Europa prestigiosas empresas españolas como AutoStorica, Francisco Pueche y Cochera. Esa deslumbrante fusión de marcas, vivencias y personas también se proyecta en nuestro número de marzo, donde casi todos los reportajes están conectados entre sí. 

Pagani nos muestra sus nuevas instalaciones cerca de Módena, la ciudad de Ferrari, y monta en sus coches rabiosamente italianos las mecánicas V12 de Mercedes-AMG. Por otro lado celebramos los 50 años de AMG, o la llegada del nuevo Ferrari 812 Superfast. También presume de mecánica V12 el nuevo BMW M760Li xDrive, una impactante demostración de lo que son capaces de hacer en la marca de Múnich.

Nuestro director sentado en el chasis de un “Ala de Gaviota” con Raúl Aranda, de Cochera, socio de Regis Nicolás. Estos dos economistas tiraron sus corbatas para crear uno de los mejores centros de restauración de Mercedes-Benz del mundo, en Cercedilla (Madrid).

Conducimos el nuevo Lamborghini Aventador S, un nuevo V12 de la firma donde Horacio Pagani comenzó a trabajar. Y recordamos la trayectoria única de Derek Bell, un piloto que comenzó en la F1 con Ferrari y que se consagró gracias a Porsche. Como novedad de peso tenemos el nuevo 911 GTS, una versión apasionante que condensa todas las virtudes de este modelo. Y también nos ha sorprendido muy positivamente el Bentley Bentayga Diesel, un coche en el que el propio Derek Bell ha colaborado para su puesta a punto. 

El mundo del automóvil y especialmente el de las altas prestaciones es un universo muy conectado, tanto por arriba como por abajo. Desde los vínculos corporativos de las marcas o los suministradores, a los vendedores y los clientes finales. Los amigos de CAR saben elegir lo mejor de cada casa y no se limitan a una firma, sino que son felizmente infieles y tienen en sus garajes automóviles de marcas muy variadas. Y nosotros, por supuesto, estamos encantados de estar en medio de este lío maravilloso. La ambición de los que hacemos CAR es seguir aprendiendo y disfrutando, y poder contagiar así a nuestros lectores la fascinación por el automóvil. Gracias por acompañarnos en este viaje.

Sobre el Autor

Noticias o artículos relacionados

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

tres × 1 =