Así es el Mercedes-AMG Project ONE, el Fórmula 1 de calle de 1.000 CV

Así es el Mercedes-AMG Project ONE, el Fórmula 1 de calle de 1.000 CV

Temblad LaFerrari, P1 y 918 Spyder porque un nuevo hiperdeportivo ha llegado para acabar con “La Santísima Trinidad”, es el Mercedes-AMG Project One. Directamente heredando la tecnología de Mercedes en la Formula 1, el Project One se postula como el nuevo rival a batir en la actual generación de hiperdeportivos, poniendo en el punto de mira a los tres reyes y al todopoderoso Bugatti Chiron. Es radical, es muy exclusivo y están todos vendidos, pero por fin conocemos su espectacular forma final y todos sus datos mas allá de los descomunales 1.000 CV.

En palabras de Ola Källenius, responsable de la división de Desarrollo de Mercedes-Benz, “es todo un Fórmula uno con la aprobación del Ministerio de Transporte”. Vamos que el Project ONE es el coche de Mercedes-AMG F1 con otra carrocería y dos asientos.

Y vaya que si es un F1 porque su conjunto mecánico es idéntico casi al que pilota Hamilton y Bottas cada fin de semana de GP. El Mercedes-AMG Project ONE es un híbrido que hereda todo lo que la división de competición de la marca alemana ha desarrollado durante estos años. Consta de cuatro motores eléctricos, uno en el propio turbocargador del motor principal, otro en el motor de combustión conectado con el cigüeñal y los otros dos en cada rueda delantera.

El motor de combustión es el bloque 1.6 litros V6 de inyección directa y asistencia eléctrica con un turbo del Mercedes-AMG Petronas Formula 1 racing car. Va situado en posición central y puede girar hasta a 11.000 rpm, único en un coche de calle, pero al ser eso, un vehículo con el que si quisiéramos podríamos ir al cine, en lugar de usar gasolina de competición usa la de alto octanaje normal, lo que reduce la velocidad máxima del motor de F1. Un torrente de 1.000 CV en total para lograr una aceleración de coche de F1 y el 0 a 200 km/h en solo 6 segundos, con una velocidad máxima de más de 350 km/h.

Todo es pura tecnología de competición, y prueba de ello es el sistema para una respuesta inmediata del acelerador. Un motor eléctrico insertado en el turbo permite, mediante una recuperación de parte de los gases de escape, ganar impulso adicional para el motor eléctrico y que, según la marca, la respuesta del acelerador sea más inmediata que en un V8 atmosférico. Adiós al “turbo-lag”. Asociado lleva el cambio AMG SPEEDSHIFT 8, de tipo secuencial de ocho velocidades desarrollado por AMG especialmente para el modelo, que puede ser automatizado o manejarse de forma manual con las levas de detrás del volante al estilo F1.

Por supuesto es tracción total. En el eje delantero cada motor eléctrico produce 120 kW de potencia, uno en cada rueda. El eje delantero es por lo tanto pilotado por un sistema 100% eléctrico, permitiendo aceleración y frenada en cada rueda para un óptimo reparto de par. Hasta el 80% de la potencia de frenada puede ser recuperada en una batería que permite incrementar su autonomía eléctrica, porque sí, el Mercedes-AMG Project ONE puede circular en modo eléctrico durante 25 km

Mercedes se jacta además de haber producido el modelo de calle con el mejor porcentaje de eficiencia energética, pues el motor de combustión con el turbo eléctrico y el motor eléctrico del cigüeñal consiguen un 40% de eficiencia, mientras que los mejores motores convencionales de serie solo logran entre un 33 y 38%.

Emplea una suspensión de tipo push-rod y de configuración para circuito, así como frenos carbonocerámicos y unas llantas al más puro estilo de competición, hechas de una aleación ultraligera y semi-protegidas por fibra de carbono. Van convenientemente calzadas con unos Michelin Pilot Sport Cup 2 diseñados para el Project ONE, de medidas 335/30 ZR20 en el eje trasero y 285/35 ZR19 en el eje delantero.

Pasemos a su interior, donde todo está envuelto por un halo de competición y tecnología, con esos dos asientos baquets de fibra de carbono, a los que se accede abriendo sus puertas de apertura de tijera, dejando ver el chasis monocasco de fibra de carbono. Hay dos pantallas de 10 pulgadas, una para la instrumentación, otra el sistema de infoentretenimiento. El volante es como el del Formula 1 de Mercedes, rectangular, con algún botón menos pero sigue plagado de interruptores para controlar desde los modos de conducción a otro tipo de funciones, forrado en Alcantara y con el logo de Mercedes en su centro tapando el airbag.

Mercedes-AMG Project ONE

Solo se venderán 300 Mercedes-AMG Project ONE, los cuales ya están todos vendidos con un precio que seguro supera y por mucho el millón de euros. Cada cliente deberá esperar hasta 2019 por lo menos para recibir el suyo y si por un casual recorre 50.000 km con él, deberá sustituir su motor, pues al ser tan complejo y potente, derivado directamente de la F1, tiene la misma vida útil que este, aunque eso sí, su mantenimiento no es tan elevado.

 

Sobre el Autor

Noticias o artículos relacionados

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

2 × cuatro =