Lexus LC500: Olvídate de lo que conoces hasta ahora

Lexus LC500: Olvídate de lo que conoces hasta ahora

Olvídate de todo lo que sabes hasta ahora de Lexus. Es algo fácil de hacer cuando ves un LC500. Es un nuevo cupé con disposición 2+2, motor V8 y una caja automática de 10 velocidades que CAR ha podido probar entre las colinas de Huelva.

Cuando pisas el acelerador, enseguida sientes cómo la fuerza del par te empuja contra el asiento, y notas cómo toda la fuerza pasa a las ruedas traseras. Miras el reloj digital y ves cómo el medidor de velocidad va subiendo… 90, 100, 120 km/h… Un puñado de sensaciones que me recuerdan al espíritu del LFA con motor V10, ¿os acordáis? El objetivo del LC y su motor híbrido de 500 CV tiene una clara razón de ser. Akio Toyoda, presidente de Toyota Motosport y gran apasionado de todo lo relacionado con la competición, ha cogido este Lexus para hacer algo realmente excitante de conducir y más extraordinario de ver. Todo empieza con la plataforma Global-Luxury, y entonces aparece el LC. 

Cuando te sientas en el LC sorprende lo bajo que estás, y es normal, porque vas más bajo que un Porsche Cayman. Los marcos de las puertas son cóncavos y parece que todo dentro del coche te envuelve, aunque sí tengo que decir que toda la disposición de la botonería, nacida del Grupo Volkswagen, puede parecer un poco confusa. 

El LC monta un motor V8 atmosférico de cinco litros y una transmisión de 10 velocidades. Si estás preocupado por el baile de marchas que puede haber durante tu ruta, despreocúpate. La segunda, tercera, cuarta y quinta son más cortas y más rápidas que en la antigua caja de ocho velocidades, y además puedes disfrutar de un sonido ronco y verdadero después de una aceleración fuerte.

En la carretera es como si el híbrido de Lexus hubiera entrado en la pubertad. Aunque la respuesta del acelerador no es inmediata, una vez que coge la marcha ya es difícil pararla. Pero la clave de esta cuestión es que Lexus quiere hacerse eco de hacer coches con bajas emisiones gracias a sus híbridos. Aunque son bastante reducidas, no podemos calificarlo de un coche cero emisiones. 

Ahora entramos en una zona más relajada y probamos el cambio de forma manual. Las primeras marchas, además de entrar bien, hacen que parezca un cambio muy natural, pero a partir de la quinta se nota bastante la parte artificial, un poco como cambiar en un videojuego. Pero en su mayor parte es muy satisfactorio y está bastante bien conseguido.

Un rato después nos metemos en ritmo de autopista, y sorprendentemente en el interior se siente la paz. Para ser un coche que han cogido para ser un puro deportivo, nos damos cuenta que viajar en él es de lo más agradable. Con todo esto, el LC es un Lexus que nos ha resultado muy satisfactorio. Este coche de 500 CV es el mejor Lexus híbrido que hay hasta el momento. Ahora habrá que ver cuál es el precio de este V8.

Sobre el Autor

Noticias o artículos relacionados

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

12 − 9 =