La Guerra del Espacio: Renault Scénic, Peugeot 3008 y Seat Ateca

La Guerra del Espacio: Renault Scénic, Peugeot 3008 y Seat Ateca

Hubo un tiempo en el que transportar a la familia era sencillo. El objetivo era que cupieran dentro del coche y llegar al destino sin que los niños se mataran entre ellos. Fácil, ¿verdad?, pero entonces Renault inventó el Renault Scénic, haciendo que las ideas que diseñó para el Espace llegaran a un público enorme.

Renault Scénic CAR

Con el Renault y su gran número de rivales conseguimos espacio para casi todo, que los niños estuvieran más entretenidos y que tuvieran asientos individuales para no pelearse por el camino, además de un maletero decente. Y seguimos mejorando, con versiones de hasta siete asientos llenas de comodidades con las que niños y padres disfrutaban del paisaje, aunque no tanto de la aventura, hasta que llegaron los SUV. Hoy en día es imprescindible que, para llevar a la niña al ballet, nuestro coche parezca capaz de escalar hasta el fin del mundo.

Renault Scénic CAR

Lo cierto es que el público adora los SUV, un sector que presenta coches que tienen, sobre todo, cualidades familiares. Así que Renault le ha dado una vuelta al concepto y presenta su nuevo Scénic como el más emocionante y vigoroso de los monovolúmenes, casi un SUV, y de hecho sus llantas de 20 pulgadas delatan que ya no solo importa un precio económico, un gran confort y un mantenimiento razonable, sino que la imagen tiene un peso importante en la compra. La experiencia avala a la marca, ya que el nuevo Espace, con concepto crossover, se está vendiendo muy bien.

Renault Scénic CAR
UNA DURA COMPETENCIA

Para conocer si el Scénic logra su objetivo lo enfrentamos con dos de sus flamantes rivales lanzados en 2016, pero que van a ser muy populares en 2017: se trata del nuevo Peugeot 3008 y del Seat Ateca. Dos ejemplos de SUV que tienen a la familia como objetivo. De hecho, el Peugeot no ofrece versiones 4×4, aunque sí un excelente sistema de tracción de control para terrenos difíciles llamado “Grip Control”.

Renault Scénic CAR

El Renault Scénic llega a la redacción con el excelente motor 1.5 dCi de 110 CV, llamado a ser el más vendido, y en versión Zen Energy a tope de equipamiento por algo menos de 24.000 euros. Para la prueba no teníamos versiones equivalentes de la competencia, así que nuestro Seat Ateca incorpora el motor 2.0 TDI de 150 CV, caja manual, tracción 4×4 y acabado Xcellence, por el que la marca española pide 33.000 euros. Peugeot lleva las cosas más lejos, y se presenta a la cita con el motor 2.0 BlueHDI de 180 CV, caja automática y el acabado GT tope de gama por 35.600 euros. Desde luego el Scénic es mucho más barato, y por tanto se apunta el primer tanto para un público familiar. Incluso si igualamos los motores y elegimos las versiones de 115 CV del Seat y de 120 del Peugeot, el Renault es el más asequible.

Renault Scénic CARNos acercamos primero al Ateca, seguramente el coche más convencional de este trío. El diseño, obra del español Alejandro Mesonero-Romanos, es muy bonito, especialmente el frontal, con sus atractivas luces Led lineales rodeando los faros. La versión Xcellence tiene un alto nivel de equipamiento, y podemos añadir un pack premium con portón trasero eléctrico, recarga inalámbrica del teléfono móvil y algunos detalles más. Por dentro el coche es “muy León”, lo que supone un cuadro de mandos de alta calidad, buenos plásticos, botones para casi todo y agujas para los relojes del cuadro. Es la opción más clásica del trío, y por eso gusta a la gran mayoría.

Renault Scénic CAR

UNAS LLANTAS MUY LLAMATIVAS

El Scénic destaca por sus llantas de 20 pulgadas, tan grandes que sus rivales no pueden tenerlas ni siquiera en opción. La medida de ruedas, 195 milímetros, no es muy ancha, y Renault ha pactado precios para que, a la hora de cambiarlas, cuesten lo mismo que unas de 16 o 17 pulgadas. La carrocería es llamativa, con dos tonos, un lateral muscular que se une bien con la trasera y unas proporciones bien llevadas. Aunque intenta ser un SUV, tiene el frontal de un monovolumen, con un morro corto y un parabrisas enorme. Como sus rivales, mide solo 4,4 metros y resulta muy compacto para su gran interior, pero tiene una ventaja extra: si queremos más maletero o dos asientos más, el Grand Scénic nos ofrece estas dos cualidades.

Renault Scénic CAREl interior del Scénic gusta, con dos grandes pantallas, una convencional que sustituye al cuadro de relojes con un gran velocímetro e indicadores digitales para las funciones importantes, y otra para el equipo multimedia, muy moderna, táctil, vertical, con todas las opciones a la vista y de fácil uso. En las plazas traseras es el que mejores soluciones familiares ofrece, con mesitas para los pasajeros, cortinillas para evitar el sol, tomas USB de recarga, etcétera.

Renault Scénic CAR

PURO CARÁCTER

Tiempo para el 3008, otra alegría en este tiempo de coches que, en ocasiones, parecen iguales. Si el Renault tiene personalidad, lo del Peugeot es puro carácter. Por fuera no se ha dejado ningún recurso estético sin añadir en su carrocería. Cromados, paneles de color negro brillante, una parrilla que no sabemos si es agresiva o está enfadada, faros que parecen diseñados en una joyería y, en nuestra unidad, una pintura en dos tonos y color mate. Con 4,5 metros de largo, resulta alto, ancho y tiene una gran capacidad interior, con el maletero más cuadrado y capaz del trío.

Renault Scénic CARPor dentro sigue la originalidad. El volante pequeño del 308 se ha convertido en un octógono con mimbres de nave espacial. Por encima del volante y perfectamente visible hay una pantalla digital que podemos configurar con diferentes diseños que nos muestran desde las ayudas a la conducción hasta un cuentarrevoluciones realmente peculiar. Siguen las maravillas con una pantalla central táctil de alta calidad en la que su respuesta es rápida y tiene botones de acceso directo, aunque están apartados en la consola. Si tenemos que destacar algo es la calidad de los materiales y el ensamblaje. En su vanguardista salpicadero, con zonas cóncavas, madera incrustada y posibilidad de tapizado en tela, tanto los plásticos como su ajuste marcan un nuevo listón para una marca que se está superando cada día. El espacio es sobresaliente, y tanto delante como detrás es sumamente amplio, tanto en anchura como, algo menos, en longitud, sin duda un coche casi perfecto.

Renault Scénic CAR

HORA DE CONDUCIR

Nos ponemos en marcha y el Renault hace uso de su estilo monovolumen. Con semejantes llantas la suspensión no podía ser dura, y no lo es. Al girar el volante tarda en producirse el apoyo y el Renault Scénic pasa con suavidad por casi todos los baches. El motor de 110 CV sorprende por su empuje, ayudado de una carrocería ligera y un buen desarrollo del cambio. Es el que menos consume y, aunque no emociona al volante, lo cierto es que, para un uso familiar, es el rey de la carretera. El tacto del Ateca es distinto: tiene un andar más deportivo y, de hecho, no parece un SUV. La dirección es ágil, el coche pisa con firmeza y se nota bien asentado en todo momento. Filtra bien las imperfecciones del asfalto, y el sistema 4Drive con el mismo “Haldex 5.0” que equipan los Volkswagen y Audi con este chasis, va de maravilla, pero no encontramos las prestaciones que preveíamos de un motor de 150 CV, y es un coche de andar suave y veloz, pero sin grandes aceleraciones. El consumo tampoco es su fuerte, quizás por la propia tracción 4×4 y su mayor peso, así que su gran virtud es un chasis que se comporta de manera perfecta.

Renault Scénic CAREn cuanto al 3008, el motor más potente del grupo impone sus prestaciones, pero solo se ofrece con un cambio automático que tiene seis marchas, pocas en un “mundillo” donde 7, 8 o 9 empiezan a ser la norma. El chasis es preciso y cómodo, más cercano al Ateca que al Scénic, y solo el hecho de ser algo más alto le perjudica cuando circulamos rápidos en zonas de curvas. El consumo es un poco más bajo que el Ateca y sus prestaciones, mejores, pero esto es en parte porque el 3008 no tiene tracción total. Con cambio manual arrasaría, pero el automático, aunque es cómodo, no exprime del todo la mecánica.

Renault Scénic CAR

Llega el momento de tomar decisiones. El Ateca puede ser la compra maestra: calidad alemana, precio español, gran equipamiento, conducción e interior tradicionales y la pizca de estilo aventurero que todo el mundo quiere en su coche, pero sin llamar al atención en exceso. Un poco más de carácter, de prestaciones o ambas cosas le vendrían bien al primer SUV de la marca que, por el momento, se gana el notable.

Renault Scénic CAR

El Renault Scénic parte con una ventaja importante en su precio, ya que estamos hablando de ocho mil euros menos en el caso de las versiones probadas y entre 2.000 y 3.000 euros menos si elegimos motores de rendimiento similar en los tres modelos. Para un modelo dirigido a las familias, es un buen dato, que se completa con el interior más confortable, el que mejores soluciones ofrece para viajar y el motor de menor consumo. Re-nault hace bien en aproximarse al sector crossover en su diseño, y consigue que nos sintamos muy a gusto a sus mandos con un estilo más atrevido que de costumbre, pero no es tan emocionante en el diseño como sus rivales, a pesar de equipar unas llantas dignas de un Ferrari por su tamaño.

Renault Scénic CAR

En cuanto al 3008, en el coche todo encaja, tanto el diseño como un interior de altísima calidad, soluciones modernas que se pueden usar cada día y amplísimo espacio. Esta versión tope de gama es cara, pero si elegimos un GT Line tendremos casi todo lo que ofrece este diseño con otros motores y un precio final más ajustado. El 3008 es el modelo que mejor responde a lo que hoy quiere el público: un SUV con capacidad familiar y gancho en su línea, pero con una mecánica tan convencional como el resto de los coches del mercado. El ganador de esta prueba dependerá de lo que queramos: un SUV atractivo y eficaz por encima de todo, un monovolumen con chispa y con un coste de compra y uso ajustado o un SUV con lo último en diseño y tecnología, aunque a un precio algo más alto.

Sobre el Autor

Noticias o artículos relacionados

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

once + seis =