Ferrari 812 Superfast, V12 y 800 CV… ¡toma adrenalina!

Ferrari 812 Superfast, V12 y 800 CV… ¡toma adrenalina!

Me gustaría conocer a alguno de los clientes que se van a gastar 330.000 euros en el nuevo 812 Superfast, no para que me dejen dar una vuelta con su juguete, que también, sino para explicarle en detalle qué es exactamente lo que ha comprado, ya que es una máquina histórica y coleccionable, y a la vez extremadamente divertida y fácil de usar. El Superfast es la última evolución del Ferrari V12 de motor delantero y tracción trasera, sustituye al F12 Berlinetta y a su última evolución, el tdf o “Tour de France”, una serie limitada de 799 unidades que se acabaron con rapidez, a pesar de que los números de producción no eran muy exclusivos (aquí lo enfrentamos junto al 458 Speciale y el Ferrari Enzo).

El nuevo 812 añade el apelativo Superfast, utilizado en los Ferrari de los años sesenta destinados a América, que contaban con el motor V12 Colombo, una gama de motores V12 que la marca utilizó durante más de cuatro décadas y que, aplicados en los modelos más “turismo” de Ferrari, tenían una claro espíritu GT. El 812 Superfast conserva ese carisma, es decir, es un Ferrari biplaza con un maletero decente para, por ejemplo, ir a Le Mans y volver a todo confort, de ahí que la marca rescate el nombre Superfast que, por otra parte, nos encanta.

Ferrari 812 Superfast Revista CAR
El manettino permite adaptar el comportamiento al tipo de carretera o meteorología, pero no te preocupes, el trabajo en el chasis ya lo han hecho los ingenieros.

Volumen de maletero aparte, el 812 Superfast destaca por muchos y múltiples motivos. Para empezar, el diseño es totalmente nuevo, y aunque es una evolución del anterior no hay más que mirar en detalle la carrocería para encontrar huecos, vértices y entradas y salidas de aire aquí y allá capaces de llevar al 812 Superfast más allá de los 330 km/h sin ningún prominente alerón en la carrocería. La marca está utilizando a fondo su renovado túnel de viento, de eso no hay duda. El resultado no es lo que diríamos una belleza, e incluso sus formas parecen excesivamente complejas, pero cuando sabes que cada detalle tiene su función, el mundo vuelve a girar correctamente y el largo capó se convierte en una de las mejores visiones al volante de un coche que puedes encontrar en la vida. Para completar su atractivo, Ferrari estrena en el modelo el color “rojo setenta años”. Recuerda que los Ferrari rojos pueden parecer muy comunes, pero luego se cotizan más como vehículos de ocasión y de colección.

Ferrari 812 Superfast Revista CAR
Las cuatro ruedas directrices permiten una conducción más rápida, más dinámica y más segura. Esta técnica ha llegado a Ferrari para hacer historia.

Al dejarnos caer en los bácquets nos encontramos con un aspecto conocido, ya que gran parte del cuadro se hereda del GTC4 Lusso. Destaca el enorme cuentarrevoluciones central, la ausencia de botones, incorporados casi todos ellos en el volante, y la multitud de pantallas digitales del cuadro de mandos. Su funcionamiento tiene cierta lógica, aunque necesita un poco de comprensión inicial. Tampoco es el tipo de coche en el que vas a estar memorizando Radiolé a cada minuto, así que lo importante es que el puesto de conducción es perfecto y que todo lo que necesitas lo tienes sin tener que mover las manos del volante.

ferrari 812 superfast revista car
El motor V12 del Enzo alcanza ya los 6.5 litros, es más potente que nunca y también destaca por la facilidad con la que entrega la potencia. Futura pieza de museo.

No tiene turbo, ni falta que le hace

El motor V12, estrenado hace 15 años en el Enzo recibe una evolución más para alcanzar los 6.5 litros de cilindrada frente a los 6.2 anteriores, y alcanza su límite por cotas de producción. Renueva la inyección directa a más de 350 bares de presión y supera la potencia del tdf por 20 CV y del F12 por más de 50. Se une a una caja automática de doble embrague DCT de siete marcas que envía toda su fuerza al eje trasero. Es el Ferrari convencional de serie más potente de la historia de la marca, ya que el LaFerrari es una edición limitada y además utiliza un sistema híbrido no presente en este Superfast. Suponemos que también es el más rápido en la pista de Fiorano, donde el tdf marcó 1 minuto y 21 segundos por 1:20 del LaFerrari –el tiempo del Superfast no ha sido comunicado–. Rinde 123 CV por litro y sube hasta los 8.900 revoluciones. No tiene turbo, ni falta que le hace, así que vamos a disfrutar de uno de los pocos V12 atmosféricos que quedan en el planeta, de hecho, uno de los dos que quedan junto al del Lamborghini Aventador.

Ferrari 812 Superfast Revista CAR
Las carreteras que rodean Fiorano nos van a permitir conocer cómo se lleva con el día a día, y la verdad es que con el manettino en modo “Sport” y la caja de cambios en modo “Auto” va de maravilla. Es un coche sencillo de conducir, por más que asusten sus cifras, incluso con las suspensión en modo “Carretera” está claro que vas a sentir lo que ocurre tras el volante, pero también resulta obvio que, con este coche, te puedes meter 1.000 kilómetros entre pecho y espalda y terminar la jornada sin grandes sufrimientos, ya que el confort es una de las virtudes. Hace apenas unos años esta tarea era imposible en coches de este calibre, cuya conducción requería toda la atención y talento posibles, y en los que el pasajero debía tener fe ciega en el piloto. Ahora hasta se podrá echar una cabezadita, ojalá nos dejen uno para la 6to6 Europe Tour 2018 y podamos comprobarlo.

Sensaciones únicas

Además de la conducción “gran turismo” queremos comprobar cómo va este coche al límite de nuestras conducción, por debajo de lo que el coche ofrece, todo hay que decirlo. Acelerar a fondo cualquier Ferrari atmosférico no supone solo un incremento de potencia y velocidad, sino que las sensaciones que lo acompañan son únicas. Hablamos del sonido, del rugido que lo acompaña, del vello erizándose en la nuca y, por supuesto, de la adrenalina, que entra en escena para convertir la conducción en una experiencia única. Subir el motor más allá de las cuatro mil vueltas ya es una maravilla, y actuar el cambio DCT en su modo “Sport” es el nirvana.

ferrari 812 superfast revista car

El chasis soluciona problemas sin crear otros nuevos, y es que Ferrari aplica el concepto “short virtual chasis” que dio a conocer en el tdf. No se trata solo de la dirección a las ruedas traseras, sino de unas ruedas delanteras más anchas que permiten una reacción más viva de la dirección, a la que siguen las traseras, con un pequeño pero eficaz ángulo de giro, con gran vigor. Además, el volante se endurece o aligera según donde tengamos que girar en una situación comprometida, guiándonos cual ángel de la guarda si la cosa se pone fea. Lo mejor de toda esta tecnología es que no la notas, solo percibes que el coche va muy muy rápido, que lo tienes todo bajo control y que pasas a una velocidad endiabladamente rápida por cada curva que te propongas. En este sentido el Superfast es el coche que mejor utiliza la máxima tecnología para la conducción en el mundo, un ejemplo a seguir por otros fabricantes.

Ferrari 812 Superfast Revista CAR

Volvemos a Fiorano para meternos en la pista, donde el 812 Superfast puede descargar toda la rabia que contiene un motor capaz de rozar las 9.000 revoluciones. Su funcionamiento es una pasada, y ver una tira de modelos alineados esperando a la prensa y ubicados en el retrovisor o en el punto de mira del capó es una experiencia que llevaremos muy dentro durante muchos años. No en vano estamos ante uno de los mejores Ferrari de la historia, uno que, si tuviéramos el dinero necesario, haría que traicionáramos nuestra habitual pasión por las Berlinetta V8 de motor trasero y lanzarnos a la compra de este extraordinario Ferrari. Unos 330.000 euros tienen la culpa… ¿Cuánto valdrá hoy mi casa? 

Sobre el Autor

Noticias o artículos relacionados

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

tres − tres =