Escapada a Francia parte 1: la historia de Peugeot a través de sus modelos más emblemáticos

Escapada a Francia parte 1: la historia de Peugeot a través de sus modelos más emblemáticos

Nunca hay que olvidar de dónde venimos, y  es que en el caso de Peugeot lo tienen grabado a fuego en su mente ya que mantienen un gran legado heredado de los más de 100 años de historia de la marca. Esta vez hemos tenido el honor de trazar las maravillosas carreteras de Francia a bordo de los modelos que marcaron una era en la marca, así como ponernos tras el volante  de los últimos modelos de la marca francesa. Como colofón de la jornada, tuvimos una visita guiada el Museo de Peugeot (al cual dedicaré un artículo aparte), un complejo arquitectónico que representa el pasado, el presente y el futuro de la historia del fabricante.

peugeot-escapada-francia
En el Museo Peugeot también encontramos uno de los Peugeot 406 de la película “Taxi”.

Las carreteras francesas son asombrosas, y es que ya lo pudimos comprobar en otras ocasiones y sin duda presenta uno de los mejores paisajes para disfrutar de nuestra pasión por conducir, gracias en parte también al respiro que nos dio la meteorología durante todo el día. La jornada comenzaba fuerte, nos esperaba una ruta de más de 200 kilómetros por carreteras reviradas atravesando la geografía francesa y descubriendo varios de los pueblos franceses cercanos a la frontera con Suiza.  

Durante nuestra jornada nos esperaban un total de 8 coches, 4 clásicos y 4 modernos, una perfecta simbiosis de dos mundos que nos haría comprender aún mejor cómo ha cambiado el automóvil a lo largo de la historia. Entre los modelos disponibles modernos se encontraban: Peugeot 308 GT line, Peugeot 308 GTI, Peugeot 308 SW GT Line y Peugeot 5008. Ahora llega la parte emocionante, porque no todos los días tienes la ocasión de disfrutar de un Peugeot 404, Peugeot 304 S Cabriolet, Peugeot 504 By Pininfarina o un Peugeot 205 GTI 1.9 litros- este último roba el corazón de quien se atreva a jugar con él, todo un juguete.

Historia sobre cuatro ruedas

peugeot-escapada-francia

Partíamos de Sochaux, pequeña localidad en la que se localizaba el Museo de Peugeot. Mi primera montura del día fue el Peugeot 5008, un SUV con todas las características del bestseller a nivel europeo- el 3008- pero con espacio para llevar el equipaje de un equipo de fútbol. Qué decir de los nuevos interiores de Peugeot, tan futuristas como intrigantes, una mezcla de minimalismo y futurismo que no deja de asombrarme.

peugeot-escapada-francia

 

El SUV se muestra sorprendentemente cómodo y maniobrable- a pesar de sus dimensiones- durante las reviradas curvas de las carreteras secundarias de Francia, el tren de potencia  BlueHDi de 180 CV era más que suficiente. Con el diseño exterior e interior del Peugeot 3008, la marca francesa ha revolucionado el mercado y ha mostrado un nuevo estándar en su gama del presente y del futuro; como no puede ser de otra manera, el 5008 hereda toda esta filosofía y la engrandece con más recorrido de su carrocería, así como más espacio para los ocupantes. Su cockpit digital, el diseño, la botonería, todo está diseñado para hacer la vida más fácil al conductor.

peugeot-escapada-francia

 

Tras una breve parada en uno  de los recónditos parajes del este de Francia decidimos cambiar de coche, está vez el 308 GTI nos guiñaba un ojo desde la distancia y nos montamos dentro del hatchback deportivo de la marca. La designación GTI tiene mucha historia, y es que con nosotros estaba uno de los mejores exponentes de este apellido que más tarde probaríamos- el Peugeot 205 GTI 1.9-.

Si tengo que describir en una palabra el Peugeot 308 GTi sería “ágil”. Es increíble lo rápido que puede llegar a trazas las curvas con un equilibrio brutal, la gran parte de la culpa de que el 308 GTI sea una auténtica bala es su chasis, casi perfecto, rivaliza con el del Volkswagen Golf GTI.

peugeot-escapada-francia

 

Se recomienda activar el modo Sport- aumenta la sensibilidad del acelerador, dirección y suspensión más deportivas- para sacar todo el jugo a este pequeño cohete, y es que no es de extrañar que se haya convertido en uno de los hatchback más sorprendentes de los últimos años, equipando un motor de 270 CV con tracción delantera que le confiere una potencia más que sobrada para sacar los colores a muchos coches de gran nombre. Unos frenos sobredimensionados apaciguan a la cuadra cuando queremos descender el ritmo, no flojean. Nulo balance de carrocería, suspensión firme, buen apoyo y uno de los mejores asientos deportivos- soporte lateral sublime- del mercado.

peugeot-escapada-francia

 

Dejamos por ahora las máquinas modernas para comenzar a flirtear con algunos de los modelos que han sido- y serán- parte del patrimonio indiscutible de la marca. El Peugeot 504 coupé que nos esperaba era muy especial, no solo porque se trataba de uno de los sedanes más potentes de la época, sino que en este caso en su carrocería se podía leer “Pininfarina”, un escalofrío recorrió mi espalda. Con un verde militar y un interior inmaculado era uno de los coches clásicos más elegantes que puedas imaginarte.

peugeot-escapada-francia

Tanto el Peugeot 504 coupé como el Cabriolet (la variante descapotable) fueron lanzados justo seis meses después del sedán. El talento de Pininfarina hizo que ambos modelos tuvieran un atractivo especial marcado por el arte italiano. Estos eran de hecho nuevos coches que adquirían unas altas prestaciones para carretera, un hito en la historia de la marca. Un total de 7.713.356 unidades del 504 han sido fabricadas, incluyendo 26.476 modelos coupé, los cuales fueron producidos entre 1968 y 2005.

peugeot-escapada-francia

 

Elegante y deportivo, ya que en su corazón se alojaban 135 CV procedentes de su motor V6, los cuales se transmitían directamente a las ruedas traseras a través de una caja de cambios de cinco marchas. Dentro la madera y el cuero reinaban con una atmósfera mágica, es un coche como los de antes, como de los que ya no se fabrican; al volante de estos coches eres tú y la carretera, fuera del enorme diccionario de sistemas de ayuda que abarca todo el albafeto.

peugeot-escapada-francia

La sensación con este coche es algo único, el tacto con el volante es auténtico, transmite absolutamente todo lo que ocurre debajo del tren delantero. El motor V6 de 135 CV empuja con contundencia desde las 1.600 vueltas, pero es inútil explorar más allá de las 4.000 vueltas, ya que el par lo tiene en una franja bastante baja- a pesar de ser un motor atmosférico de gasolina-. Sorprende la serenidad con la que traza las curvas, realmente se siente como un coche seguro con una trazada muy marcada.

peugeot-escapada-francia

 

“¡Chicos, la siguiente a la derecha, cambiamos de coches!, se escuchaba a través del walkie. Paradas técnicas que no hacían más que aumentar mis ganas por descubrir los coches clásicos que nos acompañaban en el día. Tras bajarme del 504 coupé miro hacia atrás, la belleza de los coches clásicos no tiene rival. Nuestro siguiente compañero de viaje sería un coche que se “quita el sombrero” ante nosotros- y ante el increíble meteorología de Francia-, hablamos del Peugeot 304 S Cabriolet, un pequeño roadster que llegaba para cubrir el nicho de los coches medianos de la época. Mantiene la misma distancia entre ejes y la parte central de su cuerpo del 204- el cual utiliza como base-. Sin embargo, la parte trasera se extiende ligeramente, mientras que el frontal se moderniza, con unos faros nuevos trapezoidales, los cuales nos recuerdan mucho a los que hemos visto en el Peugeot 504.

peugeot-escapada-francia

Sobre el Autor

Noticias o artículos relacionados

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

cuatro − 2 =