Hablamos con Frank Van Meel, jefe de BMW M, sobre el futuro de la división deportiva

Hablamos con Frank Van Meel, jefe de BMW M, sobre el futuro de la división deportiva

Todas las alarmas saltaron la semana pasada cuando Dirk Hacker, el vicepresidente de BMW M, dijo que “ya están trabajando en mecánicas híbridas” y que “no pueden evitar la necesidad de electrificación”. Seguro que muchos empezaron a comprobar su cuenta corriente o echar cuentas para ver si podían hacerse con un M en vista del futuro que señaló el directivo. Nosotros ante semejante panorama, aprovechando que estábamos en la presentación internacional del nuevo BMW M5 para probarlo, decidimos preguntar sobre ello al jede de Dirk, el señor Frank Van Meel, máximo responsable de los modelos que BMW M diseña y lanza al mercado. Y el resultado fue tranquilizador, pero a corto plazo.

La primera pregunta fue clara y directa, ¿estamos ante la última generación de modelos M sin “hibridizar”? Y él también fue claro y directo: “No”. Ahí solté el aire aliviado pero Van Meel señaló a continuación un “de momento”. De momento podemos estar seguros de que el próximo M8 y los próximos M3 o M4 seguirán teniendo solo motores de combustión. Y la razón que el presidente de la división M dió fue que añadir tecnología eléctrica como motores o baterías, a día de hoy supone añadir un peso que mermaría la dinámica de conducción de sus modelos M, y eso para ellos sería imperdonable. 

Prueba BMW M5 2017

Otra cuestión que le preguntamos fue sobre la relación entre divisiones en BMW. Frank solo tuvo que señalar el coche que teníamos en frente, el BMW i3S, y decir que el ejemplo de como de estrechamente están trabajando con BMW i era esa presentación, la cual había reunido al BMW i3 y el M5 para que los probáramos. Nos señaló que ambas divisiones, BMW M y BMW i, van a la par en el desarrollo de futuros modelos y futuras tecnologías que puedan beneficiar a ambos, pero todavía están lejos de poder lanzar un modelo conjunto a la calle.

Ahora bien, si no hay “BMW iM3”, ¿qué harán para mejorar semejante coche deportivo? Y aquí llega algo interesante, sobre la mesa Van Meel nos explicó que tienen la carta de la inyección de agua como se usó en el BMW M4 GTS. Pero claro para ellos ese era un modelo limitado y contaba también esa tecnología con ciertas limitaciones que en un modelo de producción a escala como un M3 o M4 normales supondría más retos, pero terminó diciendo que “no descartan ninguna opción”.

Frank Van Meel
A la izquierda Frank Van Meel, presidente de BMW M

Respecto a esa escalada de potencia, comentamos lo abrumador que nos había parecido en pista el M5, y si pensaban sacar alguna versión especial o un Competition Package para la berlina, que le diera un toque extra de mala leche, algo que seguro será complicado de conseguir. “Sí, de hecho ya estamos trabajando en ello y habrá otro M5 más especial”. Eso es todo lo que dijo sobre el tema, pero siguió señalando que en otros modelos también lo están moviendo ya, solo que la denominación GTS, heredada de la competición, se dejará de usar, y las próximas versiones especiales que veamos recuperarán le designación CSL. Así que ya sabéis, en el aire hay un M2 CSL y un posible M5 CSL.

 

Estos fueron los aspecto más relevantes que Van Meel nos contó, pero entre foto y foto pudimos hacer alguna pregunta algo más relajada, como cual había sido la decisión de la tracción total o que esperaba de los próximos M. Nos comentó que se han divertido mucho preparando al M5, nosotros también probándolo, y que la tracción total se convirtió en una decisión de la pura razón, no puede darle al cliente un coche de 600 CV incontrolable, y encima uno en el que puedes meter hasta cuatro personas más, necesitas darle la libertad de poder elegir y para eso invirtieron tanto en crear la tracción total M xDrive con la que poder pasar de 4WD a 2WD.

Sobre el Autor

Noticias o artículos relacionados

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

12 + cuatro =