Conocemos en persona el SEAT León Cup Racer y su prima de dos ruedas, la Ducati Desmosedici

Conocemos en persona el SEAT León Cup Racer y su prima de dos ruedas, la Ducati Desmosedici

Antes de que arrancar la temporada de MotoGP, se produjo un hermanamiento entre Martorell y Bolonia, convirtiéndose el SEAT León Cupra en el coche oficial del equipo Ducati Racing Team. Ambas marcas del Grupo Volkswagen estrechaban así sus lazos y Andrea Dovizioso y Jorge Lorenzo pasaban a portar en su mono el emblema de SEAT y a disfrutar del nuevo compacto deportivo español. Las dos marcas tienen una fuerte historia ligada a la competición, historia que hoy se mantiene y que comparten en pasión y avance por la innovación. Pudimos ir hasta el Centro de Diseño de SEAT en Martorell, para conocer de primera mano las dos joyas de los circuitos de la firma española de cuatro ruedas y su ahora prima hermana italiana de dos ruedas, el SEAT León Cup Racer 2017 y la Ducati Desmosedici.

SEAT León Cup Racer y  Ducati Desmosedici

Desde la llegada de Alejandro Mesonero-Romanos, SEAT ha conseguido un ADN fabuloso, un aspecto joven y diferenciado de sus primos de grupo, consiguiendo que la marca española repuntase en ventas y se ganase los mercados de todo el mundo. De la calle al circuito ha pasado el León Cupra con este SEAT León Cup Racer, una versión para el TCR que hemos conocido de primera mano junto al Jefe de Diseño de SEAT Sport, Tony Gallardo, así como Daniel García Baños, Diseñador de Exteriores en el SEAT Design Center. Desde este prestigioso centro de diseño donde más de 200 personas trabajan, han creado un coche de carreras lo más parecido posible a ese SEAT León que vemos por la calle a diario.

El diseño de este León TCR nos recuerda que se puede hacer un coche agresivo para la calle y que a penas necesite cambios para la competición. Al menos en materia de diseño porque el León Cupra ya es un coche muy agradecido para la aerodinámica, y que en esta versión Cup Racer se limita a ganar apoyo arodinámico y ciertas mejoras de refrigeración en su frontal debido al aumento de potencia, con esa toma de aire central bajo la calandra con el logo de la marca.

SEAT León Cup Racer y  Ducati Desmosedici

Sin embargo, dista mucho de ser un León Cupra con el que poder ir a hacer la compra y luego ir a disfrutar de un buen puerto de montaña. El SEAT León Cup Racer solo pesa 1.119 kg, y es que por dentro ha sido desnudado y su carrocería es más ligera. Cuenta con suspensión especial, transmisión secuencial para el campeonato TCR y algo que podría sorprender, un cambio DSG como el que se ve en la calle para otras disciplinas. Precisamente con el cambio de doble embrague, la potencia de 330 CV de la versión anterior crece hasta los 350 CV de su motor de 2.o litros y 179 kg de peso. La ganancia de potencia con respecto  la versión de calle deriva en un escape de competición, mejor admisión y unos retoques de electrónica. Gracias a eso puede acelerar hasta los 279 km/h. Dentro su cockpit nos impresionó, y es que la versión de calle es la mar de cómoda y deportiva, por lo que perder todos los atributos de la primera cualidad llama la atención, pero en la pista el Apple CarPlay y el climatizador bizona te sobran.

Un ejemplo de que esto es un León de calle es que el SEAT León Cup Racer parte del chasis que usa por ejemplo el León diésel que te puedes comprar, solo que para llegar a esta máquina de competición se añaden 1.400 piezas durante 277 horas

Interior del SEAT León Cup Racer

El León más radical y potente que hayamos visto nunca no estaba solo allí. A su lado teníamos la moto del compañero de Jorge Lorenzo, Andrea Dovizioso, que porta el número 04 sobre las que quizás sean las dos ruedas más bellas del padock de MotoGP. La Ducati Desmosedici dista mucho de lo que es el León de competición, pero comparte la misma pasión por las máximas prestaciones y la aerodinámica sin menospreciar su diseño. El encargado de este último área es Edoardo Lenoci, quién nos desveló los secretos del arma italiana de Lorenzo. 

Ducati Desmosedici

La Ducati de MotoGP es toda un joya de la ingeniería, con solo 157 kg de peso y 250 CV para llegar hasta los 350 km/h de velocidad punta. Cuando el español llegó al equipo precisó de una aerodinámica nueva en el carenado, la quilla central y las branquias laterales, algo que se hizo posible e hizo que el piloto pudiera tener la estabilidad y eficiencia aerodinámica perfecta hasta cuando se moviera en la moto. Y es que más allá del diseño cuando el corredor va escondido tras el carenado, también influye cuando este frena, toma la curva y saca el cuerpo para inclinarse, así que los diseñadores tienen casi el doble de trabajo que el que tendría el equipo de diseño de SEAT Sport. 

Sobre el Autor

Noticias o artículos relacionados

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

18 − 8 =