BMW X1 y Mini Countryman: separados al nacer

BMW X1 y Mini Countryman: separados al nacer

Desde el nacimiento de Mini, allá por el año 1959, se planteó como un coche pequeño, veloz y de gran calidad, cuyo objetivo era convertirse en el rey del segmento A. El éxito de la compañía llego de la mano del Mini Cooper, que logró hacerse con el título del Rally de Monte Carlo en tres ocasiones.

Pero a pesar de todo lo conseguido, en el año 2000 la fabricación del Mini cesó. Lo que pareció ser un infortunado final para un coche de leyenda, dio paso al renacimiento de la insignia Mini; esta vez de la mano de BMW. La marca alemana planteó, desde el principio, un Mini algo diferente: un coche del segmento B, más moderno y seguro, pero que mantuviese la esencia del mítico coche inglés. Esta versión quedó plasmada con el lanzamiento de nuestro primer protagonista, el Mini Countryman.

Desde su lanzamiento en 2010, el todo camino recibió numerosas críticas, pues muchos lo acusaron de haber perdido la esencia de Mini. Pero poco a poco el Countryman fue convenciendo al público, y a día de hoy se sitúa como una opción a su hermano mayor: el BMW X1.

Rendimiento

Tanto el BMW X1 2.0d xDrive como el Mini Countryman S ALL4 montan un motor de cuatro cilindros. En el caso del X1 es un 2 litros diésel turboalimentado que desarrolla 190 CV y un par motor de 400 Nm, que se traducen en una aceleración de 0 a 100 en 7.6 segundos y una velocidad máxima de 219 km/h. El Countryman mejora ligeramente estas cifras, con un tiempo de aceleración de 7.2 segundos y una velocidad punta de 222 km/h; todo ello con un motor de 1.6 litros gasolina turboalimentado de 189 CV y un par máximo de 280 Nm. Los dos modelos que hemos podido probar son tracción total, tienen una transmisión automática de 8 velocidades y un consumo sorprendentemente bajo, 4.4 litros/ 100km para el BMW y 5.6 litros/100 km para el Mini.

Diseño

A la hora de comparar las dimensiones de los dos coches uno se lleva una sorpresa, pues, aunque a priori se pueda pensar que el Mini es más pequeño, son prácticamente simétricos. El BMW es un poco más largo y un centímetro más alto, pero ambos son igual de anchos. También se pueden apreciar diferencias en la capacidad del maletero, ya que el del BMW tiene 505 litros de capacidad, 55 litros más que el Countryman.  

En este apartado hay que hacer una mención de honor a BMW, que gracias al montaje trasversal de su motor, consigue maximizar el espacio de su interior, logrando un distancia entre asientos algo mayor que la de sus competidores más directos.

Equipamiento

El equipamiento es sin duda uno de los factores más decisivos a la hora de elegir que coche comprarse, algo que tanto Mini como BMW saben de sobra. Empezando por el exterior, el Countryman incorpora railes en el techo, llantas de aleación de 19” y faros xenón, LED y convencionales. El X1, por su parte, ha incorporado la tecnología LED a todas sus ópticas y ha optado por unas llantas algo más pequeñas.

En el interior ambos modelos cuentan con un sistema Head-up y su propia tecnología de conectividad, el Mini Connected en el caso del Countryman y el Connected Drive en el del X1.

Por último, pero no menos importante, debemos hablar de precios. La versión básica del BMW X1 2.0d xDrive custa 39.900 €, es decir, 10.000 € más que el Mini Countryman ALL4 de serie. Un precio nada despreciable, pero que es de esperar en esto modelos tan completos. Ambas marcas han apostado por la elegancia, el confort y la utilidad, y todo ellos sin desocupar el asunto de la potencia y la manejabilidad, algo que, sin duda, es de agradecer.  

Sobre el Autor

Noticias o artículos relacionados

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

cinco × 2 =