BMW Serie 8 Concept, el regreso de una nueva era

BMW Serie 8 Concept, el regreso de una nueva era

Echábamos de menos al Serie 8 y parece que en Múnich también necesitaban volver a tener su legendario Gran Turismo. Este Serie 8 concept nos hace soñar con su llegada definitiva en 2018.

Otro año más el Lago Como es testigo del trabajo, la inspiración y el diseño evocador que sale del estudio de diseño de BMW. Otro año más la marca alemana nos deslumbra con un concept presentado en el distinguido Concorso d’Eleganza Villa d’Este. Pero este año es un tanto especial porque este coche conceptual es la antesala del regreso de un legendario modelo de la marca. El GT más grande que han tenido y que para suerte de los nostálgicos y amantes de este mundo volverán a producir. Hablamos del regreso del Serie 8. Normalmente la casa bávara nos deja boquiabiertos con diseños rompedores inspirados en modelos clásicos o prototipos solo posibles en un evento como el que se celebra a los pies del lago italiano, pero esta vez este BMW Serie 8 Concept es la antesala del Serie 8 Coupé. ¿Por qué ahora y no antes? Porque ahora la marca tiene una nueva estrategia de ventas para impulsar los modelos de más alto nivel, una estrategia que no se entendía sin este modelo. Un modelo que para Adrian van Hooydonk, vicepresidente sénior de diseño de BMW Group, es “una pieza de pura fascinación automovilística.”

El nuevo Serie 8 pretende ser un reflejo de lo que es BMW a día de hoy, una marca de prestigio y nivel aspiracional muy alto en todo el mundo.

Fascinación es lo que siempre han despertado los modelos que se han presentado en el certamen italiano y aquí ocurre igual. No hay un detalle que no sea puro estilo BMW, siempre empleando nuevas técnicas de creación de estilo. Las líneas del coche definen sus volúmenes y su silueta de cupé a la perfección, con una forma contundente, ese equilibrio que tan bien ha conseguido BMW entre estilo y deportividad. Es un coche que al verlo ya quieres conducirlo. Especialmente si lo contemplamos desde su perfil. Como buen cupé esta es la vista más atractiva del coche. Una línea de techo con una caída que parece nunca termina, un capó largo, un perfil bajo, todos los ingredientes para ser una obra de arte de primera categoría. Francamente, BMW nunca defrauda con sus concept porque todos incitan al deseo de la conducción. Con un frontal tan poderoso como ese sabes que el resultado final que veremos el año que viene será tan potente en imagen como lo fue el último Serie 8 de los años noventa.

Las líneas del coche definen sus volúmenes y su silueta de cupé a la perfección, con un estilo contundente propio de una marca con carácter como BMW.

También llama la atención esas dos salidas de aire de los pasos de rueda delanteros. BMW las llama Air Breathers y la hendidura que producen en el lateral fluye en forma de dos nervios que llegan hasta el paso de rueda trasero, de gran anchura. Precisamente su zaga también incorpora esos elementos que decíamos de la nueva técnica de creación de estilo. Otro detalle que BMW cuida es la pintura. Un color adecuado siempre ayuda a que todas sus líneas y características sean mucho más vistosas. En este caso este azul grisáceo con pigmentos de gran iridiscencia se llama Barcelona Grey Liquid y es exclusivo para el Serie 8 Concept. En tiempos actuales se llevan las llantas grandes y BMW ha sido comedida, pero no se han quedado cortos con sus espectaculares y aerodinámicas piezas de 21 pulgadas en radios múltiples.

Para Adrian van Hooydonk, vicepresidente sénior de diseño de BMW Group, este Serie 8 Concept es “una pieza de pura fascinación automovilística

UNA MIRADA DIFERENTE

Lo que más infunde respeto y deportividad en un BMW siempre ha sido su mirada. Un frontal poderoso que en este caso empieza a perfilar un nuevo estilo de diseño de la famosa parrilla delantera. De gran tamaño, cómo no, pero esta vez más estilizada a toda la superficie delantera y en una posición más baja, clara evocación de aquellos cupés de hace décadas. Y la tecnología tampoco falta en el diseño, pues BMW ha optado por unos faros láser superfinos y un diseño hexagonal en los faros “dobles circulares”. Un lip de fibra de carbono separa las dos enormes tomas de aire laterales que dejan a imaginación las grandes prestaciones que tendrá este cupé. Desde CAR hemos querido imaginarnos como sería el futuro BMW M8

Nuesto director junto a Adrian van Hooydonk en el Concorso d’Eleganza Villa d’Este

En su parte trasera encontramos los elementos quizás más modernos y atrevidos. Empezando por esa terminación para crear una cola de baja altura que hace que el portón trasero este hundido. Los arcos de rueda son el elemento que más empaque da a la zaga, seguidos de esas luces traseras tan finas y alargadas que llegan casi desde el centro del portón hasta prolongarse más allá de los bordes como si unieran la trasera y los laterales. El carácter deportivo en este caso lo pone el difusor de fibra de carbono de líneas estilizadas y esas salidas de escape de forma trapezoidal, fiel reflejo del carácter de conducción que tendrá el coche.

Pasemos al interior del BMW Serie 8 Concept. En este caso la principal razón de ser del habitáculo es la conducción. Situado tras ese futurista volante, el conductor tendrá a su alcance todo lo necesario y se sentirá envuelto por el cockpit como si se tratara de un coche puramente deportivo. El diseño de los elementos son superficies y líneas que gravitan hacia adelante e invitan a experimentar su dinámica de conducción. Otra peculiaridad es la limpieza en diseño, se ha huido de los recargamientos y las funciones en cuadros de control, el panel central, la consola y las puertas así lo atestiguan.

Entre los elementos de diseño destacados del interior se encuentra la fluida transición desde el cuadro de instrumentos hasta las puertas, así como la sensación envolvente y deportiva del interior. Esta impresión se intensifica gracias a una conexión suave entre la consola central y el cuadro de instrumentos, que forman el núcleo del interior de forma conjunta. La alta consola central y el foco visual bajo del cuadro de instrumentos enfatizan aún más la sensación cómoda, ajustada y deportiva del espacio.

EMOCIÓN E INGENIERÍA A PARTES IGUALES

El interior del BMW Serie 8 Concept explora de forma activa los contrastes entre emoción e ingeniería, estilo dinámico y lujo; su forma sugiere una deportividad suprema, mientras que los exquisitos materiales exudan exclusividad y diseño de alta gama. Por ejemplo, todos los puntos de contacto del conductor con el coche rebosan carácter deportivo. Los exclusivos asientos deportivos son de diseño estilizado, su estructura básica está hecha de fibra de carbono y el cuero de gran calidad los convierte en el lugar perfecto donde sentarse. El volante sigue una línea similar: sus radios de aluminio pulido a mano apuntan hacia adelante y las levas de cambio en rojo anodizado son un detalle muy deportivo. El contraste del aluminio y el cuero oscuro en las superficies de agarre enfatiza esta lujosa sensación de deportividad en muchos detalles.

El cuero Merino en Dark Brown y Fjord White aporta un ambiente de gran calidad al interior. Las superficies destacadas en fibra de carbono y aluminio pulido a mano crean contrastes deliberados e irradian una sensación técnica y deportiva. Además, la palanca de cambios facetada y el controlador iDrive hechos de cristal Swarovski con aspecto de cuarzo ahumado otorgan al interior un toque de estilo moderno y elegante.

BMW asegura que este Serie 8 Concept es una anticipación de lo que se avecina. Porque sí, sabemos que en 2018 veremos su versión final de producción, el esperado regreso de su cupé más grande. Porque todos recordamos ese 850 CSi con su motor V12 y su silueta tan agresiva y elegante, con esos faros abatibles que ya nunca volverán. De motorizaciones aún no podemos hablar ni tampoco BMW ha querido decir nada, pero lo más seguro es que veamos motores de gran rendimiento y refinamiento a la altura del modelo.

La historia y linaje del Serie 8 se merecía que la marca lo recuperara. Todo parece indicar que volverá con la misma esencia de siempre.

El nuevo Serie 8 Concept pretende ser un reflejo de lo que es BMW a día de hoy, una marca de prestigio y nivel aspiracional muy alto en todo el mundo, un coche de ensueño para amantes de la conducción y los cupés de alto nivel. Esperemos que no haya que esperar tanto la próxima vez que queramos volver a ver un nuevo Serie 8.

Sobre el Autor

Noticias o artículos relacionados

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

dos × uno =