BMW M4 CS, BMW M2 y Porsche 911 R: atletas de alto octanaje

BMW M4 CS, BMW M2 y Porsche 911 R: atletas de alto octanaje

Para la comparativa de hoy contamos con tres de las máquinas más exclusivas y cotizadas del mercado. Hablamos de una comparativa fuera de lo común, ya que no todos los días vemos a un BMW M2, a la versión limitada del BMW M4 CS y a uno de los Porsche más valorados en la actualidad, hablamos del Porsche 911 R (valorado en un millón de euros, más adelante te explico por qué este deportivo se ha revalorizado tanto). Comencemos con esta apasionante comparativa de tres coches alemanes, cada uno con su carácter y personalidad únicos.

BMW M4 CS

BMW M4 CS

Comencemos por una versión limitada destinada en exclusiva para nuestro país. Sólo existen 60 unidades de este exclusivo BMW M4 CS en todo el mundo. Tanto los detalles exteriores como interiores no hacen más que recordarte de la majestuosa obra de arte que tienes delante.

Nos sorprende por su aspecto agresivo y con un gran parecido al demoledor BMW M4 GTS (el modelo más potente de BMW). Utilizando un M4 como base, se ha mejorado las prestaciones aerodinámicas gracias a M Performance, añadiendo un nuevo splitter delantero, faldones laterales, difusor trasero y alerón realizados en su totalidad en fibra de carbono. Además, presenta unas llantas de 20 pulgadas forjadas, parecidas a las que monta la versión GTS pero sin el acabado en bronce.

BMW M4 CS

Después de contemplar el exterior, nos adentramos dentro del  BMW M4 CS para encontrarnos con un habitáculo totalmente deportivo, con incrustaciones de Alcántara, cuero y fibra de carbono. Los asientos son semi-baquets con un ajuste muy deportivo, dando lugar a una posición de conducción baja y agresiva. El logotipo de ///M está presente por toda la cabina (panel de instrumentación, palanca de cambio, reposacabezas), dotándole del ADN de competición de BMW. En la parte del reposabrazos, encontramos la plaza que identifica a cada una de las 60 unidades que se han fabricado del BMW M4 CS. 

BMW M4 CS

Una vez sentados, encendemos el motor. El temible bramido del M4 CS se escucha en la lejanía gracias a la configuración del sistema de escape deportivo M Performance. 450 CV furiosos reposan sobre nuestro pie derecho sedientos por devorar kilómetros. La aceleración del bloque motor de 6 cilíndros en línea detiene el cronómetro en el 0-100 km/h en 4 segundos.

BMW M4 CS

Las prestaciones dinámicas del BMW M4 CS son de otro mundo, un paso por curva “en raíles” con ayudas y “juguetón” con las ayudas desactivadas con los modos en Sport Plus. La dirección es muy precisa y rápida dando la sensación de control absoluto en todo momento. Dependiendo del modo en el que conduzcamos, tanto la dirección, como la respuesta del acelerador y la suspensión variarán su comportamiento acorde al estilo de conducción.

BMW M2

BMW M4 CS

Aunque su aspecto no es tan agresivo como su hermano mayor- el M4 CS-, no te dejes engañar por las apariencias ya que debajo de la carrocería esconde algunos elementos del M4. Bajo la piel del M2 se esconden los ejes de los M3 y M4, así cómo el sistema de frenos del M4. 

Un pequeño coupé “granuja” que monta bajo el capó un motor de tres litros con seis cilindros en línea turboalimentado, que desarrolla una potencia máxima de 370 CV con un par máximo de 465 Nm (500 Nm con función overboost). Hablamos de un par considerable, teniendo en cuenta que el M3 de la generación E90 contaba con un V8 que podía elevar el par hasta los 400 Nm como máximo.

BMW M4 CS

Una cosa que me sorprendió del M2 es que es sólo 20 kilos más ligero que su hermano mayor el M4. Aún así, en cuanto trazas un par de curvas el deportivo germano ya se ha ganado tu confianza gracias a una maniobrabilidad eléctrica y deportiva.

Este pequeño “drift monster” cuenta con un diferencial electrónico que se bloquea hasta el 100%, proporcionando un grip descomunal en curva. En este caso, el M2 cuenta con el selector tradicional de modos de conducción. Los modos modifican los mismos parámetros en el vehículo con la diferencia de que no pueden personalizarse cada elemento, como en el M4 CS. 

BMW M4 CS

Nuestra unidad, contaba  con la transmisión manual de seis velocidades con recorrido corto, con el logotipo “M” en el pomo. Por dentro, encontramos acabados en cuero y Alcántara con ciertas inserciones de plástico de alta calidad. La instrumentación no cambio demasiado frente al M4 CS, con los mismos relojes en el cuadro de mandos.

BMW M4 CS

Un aspecto a destacar  es que, a pesar del par motor que incorpora, el sistema de tracción logra repartir a la perfección el grip para mantener al M2 en su trayectoria hasta en los momentos donde quieres “buscarle las cosquillas”. La sensación de aplomo y seguridad que te transmite el M2 desde el primer momento te invita a conocer los límites de grip de este pequeño “Drifter”.

Porsche 911 R

BMW M4 CS

Llegamos al cotizadísimo superdeportivo de la marca germana. El diseño exterior es simplemente sublime y deportivo a la vez que armonioso. Tras el descontento de los clientes de Porsche al ver que la marca había abandonado la transmisión manual para introducir la prodigiosa caja de cambios automática PDK, Porsche decidió sacar una versión del 911 más ligero, con un motor boxer atmosférico de 500 CV y un cambio manual.

BMW M4 CS

Antes te he comentado que este coche está tan cotizado que algunos se han llegado a vender por 1 millón de euros, y te preguntarás ¿Por qué es tan caro? La respuesta es bastante sencilla, ya que se trata del último Porsche 911 con motor atmosférico y cambio manual que la marca germana fabricará, lo que ha disparado su precio en el mercado.

Dicho este dato, vamos a hablar un poco de este exclusivo 911 en profundidad. El 911 R presenta una estética similar a un 911 “estándar” con algunos elementos que le distingue de los demás. Hay que decir que este 911 R es prácticamente un 911 GT3 sin alerón, aunque monta un nuevo difusor trasero y posee el alerón móvil de los 911 Carrera.

BMW M4 CS

El 911 R monta un motor boxer atmosférico de 6 cilindros 4.0 litros del GT3 RS con sus 500 CV a 8.250 rpm y 46 Nm a 6.250 rpm. No tarda más de 3,8 segundos en lograr alcanzar la barrera de los 100 km/h, junto con una velocidad máxima de 323 km/h.

Lo que marca la personalidad de este 911 es su cambio manual de 6 velocidades que transmite los 500 CV a las ruedas traseras. De su hermano mayor, el GT3, hereda el eje trasero direccional, el diferencial trasero autoblocante y la amortiguación pilotada.

BMW M4 CS

Para parar semejante portento físico, el 911 R cuenta con unos enormes frenos carbocerámicos, con un diámetro en la parte delantera de 410 mm y de 390 mm en la parte trasera.

El capó y las aletas están creada a partir fibra de carbono y el techo construido a partir de magnesio, bajando así el centro de gravedad del deportivo. Las ventanillas, así como el parabrisas trasero, están hechas a partir de un plástico ligero.

El interior está presidido por los baquets en fibra de carbono muy similares a los del 918 Spyder , con una tapicería en tela Pepita tartan, recordando al primer 911 de los años sesenta. Al igual que en el M4 CS, el 911 R pertenece a una versión limitada a 911 unidades con su correspondiente placa de aluminio con el número de la unidad.

Sobre el Autor

Noticias o artículos relacionados

1 Comentario

  1. Alejandro

    ¿Llamáis prueba a montaros en parado y luego que los dueños los muevan mientras grabáis?

    Yo podría trabajar con vosotros, me he montado en muchos coches y luego los he visto irse.

    Responder

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

dos × 4 =