Escapada con el Bentley Bentayga: el porqué de mi nombre

Escapada con el Bentley Bentayga: el porqué de mi nombre

El Bentayga se mueve por la arena de una forma imperiosa y dominante, y con la luz del sol parece todo cromado. Además el susurro del motor de 12 cilindros al relentí hace que desaparezca hasta el silbido del viento.

La escena en sí es impresionante, y todavía nos queda un largo viaje. Voy dentro de este peculiar todoterreno y no puedo evitar sonreír. Llevo puesta la ventilación en los asientos y, por supuesto, el sistema de masaje, y siento la suave piel del tapizado como si estuviese sentado en un trono. Me divierte mucho la incongruencia de ir pasando por la arena y entre las rocas con uno de los coches más caros que han pasado por mis manos, y siento cómo todo el mundo me mira perplejo.

Me pongo en la piel de los que están fuera y yo también pensaría que es muy extraño ver un coche de una de las marcas británicas más exclusivas fuera de la carretera, sobre un terreno ardiente como si de un desierto se tratara.

Aquí, en Gran Canaria, por la zona de Maspalomas, las dunas están rodeadas de complejos hoteleros que acaban directamente en la playa, de árboles y palmeras, y de rebaños enormes de turistas que llegan a nuestras islas en busca del sol y la tranquilidad caribeña, pero a tan solo tres horas de avión. El aire está perfumado por el olor de las papas arrugás, de la cerveza y de la crema solar.

EN BUSCA DE SU NOMBRE

¿Y por qué hemos elegido Gran Canaria? En esta isla está la roca que le ha dado al Bentayga su nombre, pero además de eso, resulta que es un fabuloso laboratorio de pruebas para encontrar las respuestas a algunas preguntas sobre este coche. Preguntas como si con este Bentley tenemos posibilidad de hacer off-road sin correr riesgos y si nos sorprenderá su comportamiento como nos sorprendió por ejemplo el del Porsche Cayenne.

Además, vamos a intentar llegar al Roque Bentayga, aunque va a ser difícil porque no aparece ni en el navegador. Para ponernos en situación, se trata de una de las formaciones rocosas más singulares de la isla de Gran Canaria. Se halla dentro de la caldera volcánica de Tejeda, en el municipio del mismo nombre, en pleno corazón de la isla.

El Bentayga posee unos pitones basálticos típicos de la estructura geológica de Gran Canaria. Su altura es de 1.404 metros sobre el nivel del mar, y se encuentra dentro del Parque Rural del Nublo. En lo que se refiere al coche, su diseño escultural se combina con una ejecución elegante y atemporal para lograr un equilibrio perfecto entre carácter deportivo y presencia. Desde los cuatro faros delanteros Led redondos y la rejilla matricial de gran tamaño a la característica línea de poder y sus robustas caderas, no cabe duda de que forma parte del linaje de Bentley. Nos ponemos en marcha.

EL POR QUÉ DEL BENTAYGA

Este coche tan especial empezó a gestarse cuando Wolfgang Dürheimer –actual CEO de Bugatti y Bentley– llegó a Crewe convencido de que esta marca necesitaba un SUV para completar su gama, y ya de paso darle un aire a sus finanzas. En el lanzamiento del coche insistió en que había un sitio para un coche así en una marca como Bentley, que se enfocase alrededor del estilo de vida y la exclusividad. “El Bentayga es, sin duda, el Bentley de los SUV.

Redefine el lujo en la categoría y ofrece una verdadera experiencia Bentley en cualquier entorno, gracias a la combinación de un nivel insuperable de atención al detalle, capacidad de recorrer cualquier terreno y tecnología vanguardista. Estamos ansiosos por ver cómo este extraordinario vehículo cimenta el fuerte crecimiento y el éxito en las ventas de Bentley en los próximos años. El Bentayga marca el siguiente paso en el impresionante futuro de la marca”. Y en cuanto a lo de airear las finanzas, el modelo W12 cuesta cerca de 240.000 euros y podemos añadirle unos 60.000 en opciones y extras. Los números hablan por sí mismos.

Puede parecer una exageración, pero con toda la tecnología que incorpora este coche, es normal que nos movamos en estas cifras. El vehículo nos trae la mayor gama de ajustes de conducción en carretera y fuera de ella gracias al sistema de modo de la dinámica de conducción y un ajuste opcional de respuesta todoterreno. Dispone de hasta ocho modos, lo que permite a los conductores seleccionar el ajuste de dinámica ideal para cualquier superficie o condición de la carretera con tan solo girar un control. Esta versatilidad se complementa con el Bentley Dynamic Ride (control activo y electrónico de balanceo) y dirección asistida eléctrica (EPAS).

El ajuste de respuesta todoterreno permite seleccionar la configuración adecuada para una amplia gama de superficies fuera de la carretera, mientras que el panel de información proporciona al conductor datos sobre el cabeceo, el balanceo, la articulación de las llantas, el ángulo de la dirección, el rumbo de la brújula y la altitud.

El sistema de control de crucero adaptativo (ACC), incluidos los ajustes Stop & Go, ACC predictivo y asistencia en atascos, permiten al conductor mantener una distancia determinada con el vehículo de delante. El ajuste ACC predictivo utiliza datos de navegación, sensores y cámaras para predecir las curvas, los límites de la ciudad y los cambios en los límites de velocidad, y puede modificar la velocidad en función de los mismos, lo que mejora la comodidad y reduce el consumo de combustible.

Otros sistemas innovadores disponibles en el Bentayga incluyen la visión nocturna electrónica, que utiliza la tecnología de infrarrojos para identificar posibles obstáculos más adelante, y un visualizador frontal HUD, que reduce las distracciones del conductor e incrementa la seguridad. El nuevo y vanguardista sistema de infoentretenimiento con pantalla táctil de 8 pulgadas incorpora tecnología pionera de navegación, un disco duro de 60 GB y menús en hasta 30 idiomas.

Un negocio caro el Bentayga, pero de momento parece que lo vale. Es momento de salir de las dunas. Ha sido divertido, y sobre todo menos complicado de lo que me había imaginado. La carretera va bordeando la costa, lo que me permite seguir mi camino en el Bentayga viendo el mar antes de empezar a subir la isla. La experiencia cada vez es más agradable.

LO QUE CONDUZCO

Para esta bonita excursión llevo un potente W12 de 608 CV, capaz de alcanzar los 301 km/h –aunque para lo que yo quería experimentar, no llegué a comprobar estas velocidades– y que hace un 0 a 100 km/h en 4,1 segundos. Es el motor de 12 cilindros tecnológicamente más avanzado del mundo y utiliza tanto la inyección directa como indirecta de combustible.

Al poder cambiar fácilmente entre las dos tecnologías, la combinación de ambos sistemas maximiza el refinamiento, reduce las emisiones de partículas e incrementa al máximo la potencia y el par. Las emisiones de CO2 de 292 g/km son posibles gracias, en parte, al sistema de desplazamiento variable de Bentley, que desconecta la mitad del motor en determinadas condiciones. Se desactivan las válvulas de toma y escape, la inyección de combustible y el arranque en cilindros determinados, haciendo que el motor funcione con seis cilindros para mejorar la eficiencia.

El motor se ve complementado por una caja de cambios automática de ocho velocidades. La transmisión y el sistema de conducción a cuatro ruedas se han reforzado para hacer frente a las exigencias y los elevados niveles de par necesarios para conducir en todo tipo de terrenos. Y para mi aventura, fue de lo más útil, además de llevarme una muy agradable sorpresa al comprobar que en este SUV todo funciona bien y me permite subirme por casi cualquier sitio.

FINAL DE TRAYECTO

Llego a encumbrar la montaña, en el refugio de Tejeda y me encuentro, lo primero, con una de esas familias que disfruta del aire libre y que pocas cosas necesita fuera de su pequeño paraíso. El padre y el hijo, inmediatamente se ponen a dar vueltas alrededor del Bentley y no paran de hacerme preguntas entusiasmados sobre este gran todoterreno de lujo que lleva el nombre de su tierra a pesar de que, efectivamente, la palabra Bentayga no aparece por ninguna parte en el coche.

Nos dicen que, en su opinión, esta bonita relación entre un sitio recóndito de las Islas Canarias y una marca de automóviles de lujo británica, solo puede ser buena para su comunidad. Empieza a caer la noche y la imagen de ese inmenso obelisco llamado Bentayga es realmente impresionante. No se oye ni un ruido, todo está en paz. Solo observo mi Bentley que al principio no prometía ser muy convincente y que ahora me parece la más pura esencia de la marca inglesa, con un toque más pícaro que le permite subirse por las piedras. Conclusión: el Bentayga es un coche muy serio, con un curioso nombre.

Sobre el Autor

Noticias o artículos relacionados

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

13 − 10 =