¿Con cuál te quedas? Audi R8 Spyder (2014) o Jaguar F-Type (2015)

¿Con cuál te quedas? Audi R8 Spyder (2014) o Jaguar F-Type (2015)

El Audi R8 supuso un bombazo en el mundo de los supercoches, al unir el diseño y las prestaciones de los modelos exóticos con la comodidad de uso y facilidad de mantenimiento de cualquier deportivo de marca premium. La baza era fácil, ya que el R8 se apoyó en la base técnica del Lamborghini Gallardo –un modelo que se diseñó en Italia pero en cercana colaboración con la firma alemana– y en la base comercial y red de concesionarios global de Audi, utilizando también su mejor motor disponible: el V8 FSI del RS4. El R8 se ha vendido estupendamente, con continuas evoluciones hasta la llegada, este mismo año, de la segunda generación, de modo que en el mercado de ocasión no es difícil encontrar unidades de aspecto irreprochable con precios de la mitad de lo que costaron nuevos, motivo por el que cualquier cliente que vaya a comprarse el nuevo Jaguar F-Type puede dudar entre ambos.

El Jaguar es un coche redondo, un diseño que enamora, un chasis excelente con motor central-delantero y, en esta ocasión, tracción total, de modo que podemos disfrutar, aunque el clima no sea muy benigno, sin los sobresaltos que provoca la tracción trasera en un modelo con un motor tan brioso como este, que cuenta con 380 CV proporcionados por una mecánica V6 con compresor. El F-Type con tracción total solo se ofrece con caja de cambios automática, la mejor en este caso ya que, con ocho marchas, aguanta bien en ciudad, circuito o autopista. Su comportamiento es un poco más suave que el Coupé, se nota que llevamos el motor delante y permite trazar a fondo sin problemas ni bamboleos de la carrocería. Estamos ante un salvaje muy bien civilizado, capaz de comportarse tan bien en la ciudad como en la carretera, y con un diseño que entusiasma. Su precio es elevado, con 106.000 euros de tarifa a los que habrá que sumar algunas opciones para dejarlo a nuestro gusto.

Nos sentamos en el Audi mucho más bajos que en el Jaguar, y dominamos un capó corto y afilado, como es propio al tener la mecánica detrás de los asientos. El motor suena y estira de maravilla, el cambio no es progresivo, pero su funcionamiento se lleva bien con las emociones que esperamos de un supercoche, y solo paseando en ciudad nos dará un poco de rabia no contar con el más nuevo S-Tronic. En carretera es una maravilla, y la suspensión pilotada también, ya que permite exprimir el R8 a cielo abierto de manera muy satisfactoria.

En el F-Type vamos sentados algo más altos y por detrás de un enorme capó, al estilo de los coches clásicos de la marca como el E-Type. Afortunadamente la marca dejó de intentar revivir sus clásicos y aboga ahora por diseños de vanguardia, y el F-Type es una joya con un millón de detalles que te dejan boquiabierto. Su sonido es brutal, y la suspensión, también de dureza variable, permite tener varios coches en uno. En carretera agarra mucho más que el modelo de tracción trasera, más vivo y alocado.

Llega la cuestión final. ¿Qué hacemos si tenemos que elegir entre ambos coches? El Jaguar es carismático, capaz y tiene el plus que uno siente cuando estrena un coche. Es la actual estrella del firmamento Jaguar y uno de los deportivos más nobles y fáciles de llevar, a mitad de camino entre los deportivos de su talla y los superdeportivos de gama mucho más alta. Todo un caramelo. En cambio el Audi juega en la final de la Champions, ya que es un superdeportivo, con todo lo que implica en cuanto a imagen, mecánica y emoción, y con una facilidad de uso mayor de la esperada. Por todo ello, y porque ya ha habido un cliente anterior que habrá sufrido la mayor parte de la depreciación, el Audi R8 es recomendable frente al Jaguar que, en cambio, tiene el atractivo que supone estrenar un coche de este calibre con todas sus cualidades tal cual fueron diseñadas en la fábrica y una imagen apasionante, pero de algún modo más discreta que el R8, algo que buscan y agradecen multitud de clientes.

Sobre el Autor

Noticias o artículos relacionados

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Once + 11 =