Alpine A110 2017: vuelve el mito con 252 CV y solo 1.080 kg

Alpine A110 2017: vuelve el mito con 252 CV y solo 1.080 kg

Sin duda, 2017 pasará a la historia del automovilismo, entre otras cosas, como el año en el que Renault devolvió a la vida a Alpine, y además de la mejor manera, reviviendo el nombre de la leyenda. Y es que este año volveremos a ver en las calles la famosa “A” de color azul sobre el nuevo Alpine A110 2017, una reedición del mítico modelo francés que nació en 1962, y que conserva toda su elegancia y su deportividad bajo una carrocería biplaza. Nostálgicos de una época pasada, este es vuestro coche.

Alpine A110

El chasis del A110 2017 es de aluminio, al igual que su carrocería, que en conjunto han sido dotados de una ligereza rigidez dignas de un deportivo de su talla. En total, el nuevo A110 en vacío marca 1.080 kg sobre la báscula, con unas dimensiones muy reducidas de solo 4,17 metros de largo, 1,79 de ancho y 1,25 de alto. Además su peso está repartido en un 44% delante y un 56% detrás, con un centro de gravedad muy bajo, dotándole de una agilidad excepcional para disfrutar de él en las reviradas carreteras de montaña. Para lograrlo se ha situado el depósito de gasolina detrás del eje delantero y el motor delante del eje trasero. 

Aquí llega lo más interesante, y de lo que no se tenía más que rumores hasta ahora, su motor. El Alpine A110 lleva un motor turboalimentado con inyección directa, de 1.8 litros y cuatro cilindros, fruto del desarrollo entre Alpine y Renault Sport, quienes han creado la admisión, el turbo, el escape y la cartografía. El pequeño pero vivo propulsor logra entregar 252 CV y un par de 320 Nm. Esto se traduce en un ratio peso/potencia de 4,3 kg/CV y una aceleración de 0 a 100 km/h en 4,5 segundos. 

Para este propulsor se ha elegido una caja de cambios Getrag DCT de 7 velocidades de embregue húmedo configurada especialmente por Alpine. Su escape de materiales ligeros, terminado en una salida única en su parte trasera garantizará un sonido armonioso y puro. 

El Alpine A110 2017 contará con tres modos de conducción: Normal, Sport y Track. Estos permitirán modificar parámetros tales como el motor, la caja de cambios, el ESC, la dirección y el sonido del escape. Por último también cambiará la visualización de la pantalla TFT de 10 pulgadas del cockpit dependiendo del modo seleccionado. 

En el A110 2017 nos encontramos con elementos de la competición, como un fondo plano integral o un difusor funcional, que gracias a las aletas genera una zona de baja presión para asentar el coche cuando el bastidor reduce el arrastre, posibilitando que sea el único coche de su categoría que puede llegar a los 250 km/h sin un alerón. Además su coeficiente de resistencia aerodinámica es de solo 0,32, siendo de los mejores.

Salta a la vista que el diseño del Alpine A110 2017 evoca al pasado, pero usando materiales y tecnologías modernos. Un diseño de influencia “Berlinette”, un concepto que hacía honor a la ligereza, la compacidad y las líneas fluidas. Uno de los rasgos más evocadores del pasado es el frontal, donde tenemos esas cuatro luces de día de LED independientes y el nervio central. Su silueta es pura eficiencia aerodinámica y estilo deportivo. Por su parte en la zaga las luces LED en forma de “X” con intermitentes dinámicos y la luneta trasera envolvente, combinan el futuro y el pasado de la marca. 

En su interior se concentra la mayor parte de rasgos novedosos y de corte más futurista. Con un diseño minimalista, el Alpine A110 presenta un puesto de conducción pensado para el disfrute de sus ocupantes, con una comodidad y calidad elevada, con piel plena flor de grano natural, elementos en aluminio y fibra de carbono. además de pantalla digital para el panel de instrumentos.

En el nuevo A110 el sistema de suspensión es de doble triángulos en ambos ejes, posibilitando un buen confort para uso diario y un gran rendimiento. Los frenos son cortesía de Brembo, que ha desarrollado las pinzas de freno en aluminio y un accionador de freno de parking integrado en la parte trasera. Las llantas de 18 pulgadas son cortesía de Otto Fuchs y Sabelt ha diseñado los asientos monocasco de 13,1 kg de peso.

De momento no hay precio oficial para el A110, solo para su edición de lanzamiento Première Édition, de 58.500 euros en Francia. Será fabricado en la planta de Dieppe, centro histórico de la marca y las primeras unidades les serán entregadas a sus dueños a finales de año.

 

Sobre el Autor

Noticias o artículos relacionados

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

dos × uno =