El especialista en modelos del grupo VAG ya empezaba a preocuparnos por no lanzar ninguna preparación del coupé alemán. Pero tranquilos porque ABT Sportsline ya le ha metido mano al Audi RS5 y ha creado un coche a la altura de lo esperado. Todo un coupé más cabreado con un V6 biturbo exprimido hasta los 530 CV y un look que le hace digno de ser llamado ABT RS5-R, una terminación que ya conocimos con el RS6-R.

El ABT RS5-R Limited Edition es una buena muestra de lo que saben hacer sobre modelos deportivos. Como su nombre indica está limitado a 50 unidades y lo podremos ver en vivo en el Salón del Automóvil de Ginebra 2018 el mes de marzo. El cóctel explosivo es una combinación de añadidos aerodinámicos, mucha fibra de carbono y un buen “chispazo” debajo del capó acompañado de una suspensión más deportiva.

Además de este espectacular color verde para presentarnos al RS5-R, ABT nos deleita con un faldón delantero en fibra de carbono. Su delantera integra unos AeroFlics, que son esas “cuchillas en los extremos del paragolpes” y que optimizan el flujo del aire. La parrilla, los logos de Audi y otros elementos van en negro brillante y se han instalado taloneras laterales más grandes. Su faldón trasero es nuevo y ahora lleva el alerón sobre la tapa del maletero en fibra de carbono. El paragolpes delantero puede llevar nuevas entradas de aire y las llantas pasan a ser unas ABT SPORT GR de 21 pulgadas de aleación ligera, un incremento de dos pulgadas.

Bajo el capó del ABT RS5-R su V6 biturbo ahora pasa de 450 a 530 CV y el par motor crece en 90 Nm para llegar hasta los 690 Nm. Esto se gana con un software nuevo y un intercooler nuevo. El sistema de escape no podía pasarse por alto y ofrece salidas de carbono para el nuevo sistema de silenciadores en un diámetro de 102 mm. Sobre el papel el RS5-R logra un 0 a 100 km/h de 3,6 segundos y superar los 300 km/h.

A nivel dinámico ABT se ha encargado de instalar nuevas barras estabilizadoras para rebajar la altura y añadir resortes de suspensión ajustables, así como crear un nuevo sistema de suspensión de le mano de KW Automotive de tipo coilover.

El interior permanecería intacto en estructura, pero no en materiales, pues como suele ser habitual, todo aquello que sea desmontable, se transformaría en fibra de carbono, como bien se ha hecho con la palanca del cambio y ciertas molduras del salpicadero o las puertas e incluso las levas del volante.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

16 − once =