Así celebró el Club Cosworth España los 25 años del Escort RS Cosworth en el Jarama

Así celebró el Club Cosworth España los 25 años del Escort RS Cosworth en el Jarama

El sábado pasado acudimos al Circuito del Jarama para presenciar un encuentro ligado a la historia de un legendario modelo y sus apasionados fans y propietarios. Ni más ni menos que el Ford Escort RS Cosworth que cumplía 25 años, así que el Club Cosworth España organizó un encuentro muy familiar y muy prometedor en el trazado madrileño, para rendirle un homenaje como se merece, exprimiendo en circuito su poderío con las 24 unidades que habían acudido, más otros modelos Cosworth que acompañaron en la cita. En total más de 50 Ford con la insignia Cosworth acudieron y dieron un buen espectáculo en su hora de circuito para ellos solos.

 

Escort RS Cosworth

El Ford Escort RS Cosworth llegó en el año 1992 y fue el sustituto del Sierra Cosworth para el Grupo A en el mundial de rallyes. Esto implicaba fabricar al menos 2.500 unidades para poder homologarlo. En 1996 se acabó su producción pero en las calles circulaban más de 7.000 unidades debido a su éxito. Y es que en aquella época estos coches eran auténticos lobos con piel de cordero, coches de rallye con los que poder circular por la vía pública. 

Escort RS Cosworth

El Escort RS Cosworth contaba con un motor de 2.o litros turbo que, dependiendo del año de fabricación rondaba los 227 o los 217 CV. Asociado llevaba un cambio manual de cinco marchas y la tracción total con un reparto más propenso al eje delantero. Era un misil, acelerando de o a 100 km/h en 6 segundos, cifras de compacto deportivo actual pero en los 90, y una velocidad punta de 229 km/h, y es que solo pesaba 1.300 kg. No se llevó ningún mundial de rallye pero firmó muy buenas actuaciones y tuvo gran fama en nuestro país gracias a que fue la montura de Carlos Sainz

Su estética no deja lugar a dudas, con los grandes paragolpes, su capó con las dos entradas de ventilación y el enorme alerón trasero. Ver a 24 unidades de esta leyenda de la competición en el Jarama es una imagen especial. El presidente del club Jose Manso tiene una unidad de Escort RS Cosworth azul decorada con los vinilos de Ford Motorsport de la época, pero no era la única con pinturas de guerra, pues había otra con los colores de Martini y una con la mítica decoración de Repsol como la que conducía por los tramos “El Matador”. Sin duda la unidad más singular era una negra que llevaba el capó firmado por Sainz.

Escort RS Cosworth

Los Cosworth, tanto los Escort como los Sierra salieron a dar las vueltas de honor y de reconocimiento, hasta que empezó el show. Escucharlos llegar al “Super siete” es todo un lujo, su motor de dos litros turbo suena a rallye y además mucho se notaba que no iban de serie, dando petardazos y soltando a veces incluso llamaradas por el escape. Entonces los primeros en animarse fueron tres Sierra Cosworth que empezaron a derrapar y haciendo Le Mans y Farina de lado para gozo y disfrute de quienes habían acudido el sábado al Jarama. 

Entonces de pronto, la unidad con la firma de Sainz hizo acto de presencia, con medio paragolpes delantero quitado y taloneras para hacer derrapes infinitos enlazando curvas. Da gusto ver como se disfrutan máquinas creadas para correr y que no son guardadas con recelo para mantener su valor. Y es que a día de hoy un Escort RS Cosworth en nuestro país ronda los 30.000 euros de cotización. Incluso alguno hizo alguna visita a la tierra, pero sin graves consecuencias. La hora de pista llegó a su fin y los turbos pudieron enfriarse para volver a casa. El Club Cosworth España mantuvo un año más viva la llama de sus propietarios y fans y sacó a relucir la joya que es el Escort RS Cosworth, que a pesar de tener 25 años sigue siendo una bestia de la competición en la calle.

Sobre el Autor

Noticias o artículos relacionados

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

veinte + 10 =